david viquez a.
7 de marzo de 2017 / 04:03 p.m.

Casi tres años han pasado ya desde que Alemania levantó la copa del mundo en Brasil 2014, un resultado muy ajustado, pero que a la postre llenó de gloria a la nación teutona, siendo el primer equipo europeo en ganar esta competencia en el continente americano.

El marcador final fue de 1 por 0, y el artífice del gol que le dio la victoria a los alemanes fue el mediocampista Mario Götze, quien con 22 años tocaba la gloria en la máxima justa del balompié mundial, presagio de una carrera cargada de éxitos.

Sin embargo, desde el año anterior, Götze tuvo que detener su actividad deportiva a causa de una extraña enfermedad, catalogada – de momento – como una alteración en el metabolismo. Su equipo, el Borussia Dortmund, decidió sacarlo de sus entrenamientos hasta no tener clara la manera de tratar su enfermedad, aludiendo seguridad para el jugador, luego de que este, presentara una seguidilla de lesiones musculares.

El volante ha manifestado su deseo por volver al rectángulo de juego, sin embargo, también reconoce que no es momento de pensar en volver, sino de recuperarse por completo; en tanto, el mundo futbolístico ya empieza a cuestionarse si este será motivo para un retiro definitivo del joven jugador o si llegará alguna solución médica antes de pensar a esa decisión.

Mario Götze tiene ahora 24 años, 5 títulos de liga (2 con el Borussia Dortmund y 3 con el Bayern Munich), un campeonato mundial de fútbol mayor (Brasil 2014), 69 goles anotados y un futuro incierto.