11 de julio de 2014 / 02:29 p.m.

Los fieles seguidores de la albiceleste no quieren dejar sola a su selección en la final contra Alemania.

Argentina está en una Final de Copa del Mundo por vez primera en 24 años, por eso las autoridades brasileñas ya se preparan para lo que será una "invasión" de alrededor de 100 mil argentinos en Río de Janeiro para este fin de semana.

La rivalidad entre los seguidores de la albiceleste y los brasileños -humillados y eliminados en semifinales- preocupa desde el inicio de la competencia.

Y para prevenir incidentes, el secretario de seguridad, José Eduardo Cardozo, detalló que alrededor de 26 mil agentes de la seguridad pública brasileña y de las Fuerzas Armadas se desplegarán el domingo en la ciudad carioca para garantizar la seguridad.

"Hay una invasión argentina en Brasil, unos 100 mil argentinos llegarán a la ciudad, para alentar a la selección en el choque contra Alemania. La ocupación hotelera está completa", advirtió el secretario de Turismo del Estado de Río de Janeiro, Claudio Magnavita.

La mayoría de los simpatizantes llega sin entradas para la final, pero sienten que en Río pueden ser protagonistas de una eventual celebración.

Por eso, poco importa dormir en la playa o acomodarse con lo justo en un motorhome que permite ahorrar unos cuantos reales.

"Estoy seguro de que la final coronará el éxito que el mundo entero reconoce en relación a la Copa del Mundo realizada en Brasil. Perdimos dentro del campo, pero fuera estamos ganando y el mundo lo aplaude", afirmó el funcionario del gobierno brasileño.

Las previsiones oficiales se reflejan en las decenas de miles de argentinos que ya invaden Río de Janeiro con la ilusión de presenciar la coronación de la selección que lidera Lionel Messi.

Una caravana compuesta por más de 400 vehículos había partido desde San Paulo el jueves, mientras que miles de personas llegan desde otros lugares en vuelos de línea y charters especiales.

Las autoridades brasileñas calculan que los 100 mil turistas argentinos que llegarán para el partido dejarán un total de 220 millones de reales unos 100 millones de dólares de ganancia para el comercio de Río de Janeiro.

REDACCIÓN