NOTIMEX
24 de agosto de 2013 / 09:08 p.m.

México • A 114 años de su natalicio, el escritor argentino Jorge Luis Borges, uno de los autores más destacados de la literatura del siglo XX, permanece vigente en la memoria de la comunidad literaria, estudiosos de su obra y asiduos de su pluma, quienes podrán disfrutar de múltiples actividades relacionadas con la efeméride.

 

Por un lado, el escritor Ricardo Piglia ofrece un seminario sobre distintos aspectos de la obra del autor de "El Aleph", en las instalaciones de la Televisión Pública Argentina, que transmite, entre otras, las clases "Borges, la lectura y el crimen" e "Historia y política en Borges".

 

Mientras que el Canal Encuentro, también argentino, transmitirá un capítulo especial dedicado a la vida y obra del destacado escritor, a través de su barra programática "A fondo".

 

Para complementar los festejos, el canal, dependiente del Ministerio de Educación de la República Argentina, ha programado una serie de micro cortos dedicados al escritor, los cuales serán transmitidos a lo largo del día.

Considerado uno de los eruditos más reconocidos del siglo XX, Borges nació el 24 de agosto de 1899 en Buenos Aires, Argentina. Su vocación por la letras se dio a temprana edad, causando el asombró de sus padres, Jorge Guillermo Borges y Leonor Acevedo Suárez.

 

El alto nivel intelectual de sus progenitores le permitió educarse tanto en idioma español como inglés. A los siete años tradujo un texto sobre mitología griega, reseñan sus biógrafos.

 

Su genialidad no ceso y a los ocho años escribió "La visera fatal", un texto para el que se inspiró en un episodio de "El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha", de Miguel de Cervantes, cita el portal de Internet "literatura.org".

 

A principios de 1914 su padre se jubiló y decidió pasar una temporada con la familia en Europa; se instalaron en Ginebra, Suiza, entrada la Primera Guerra Mundial (1914-1918).

 

Mientras estudiaba el bachillerato, Borges publicó algunos de sus poemas en la prensa literaria de España, donde vivió desde 1919 hasta 1921, año en el que su familia regresó a Buenos Aires, Argentina.

 

Por ese entonces, el joven poeta redescubrió su ciudad natal, sobre todo los suburbios del sur, poblados de "compadritos". Fruto de ese hallazgo es su poemario "Fervor de Buenos Aires" (1923).

 

Ya instalado en su tierra natal publicó algunos de sus escritos en revistas literarias y en 1924 editó dos libros, "Luna de enfrente" e "Inquisiciones", posicionándose como uno de los más brillantes escritores de América Latina.

 

Fundó un nuevo tipo de regionalismo, enraizado en una perspectiva metafísica de la realidad. Bajo esa premisa escribió cuentos y poemas sobre el suburbio porteño, el tango y las fatales peleas de cuchillo, no obstante, al poco tiempo desistió de esta corriente.

 

Como consecuencia, el escritor empezó a especular en sus escritos sobre la narrativa fantástica o mágica, hasta el punto de producir durante dos décadas algunas de las más extraordinarias ficciones del siglo pasado.

 

Producto de este periodo son, entre otras: "Historia universal de la infamia" (1935) y "El Aleph" (1949), de acuerdo con la página web "biografiasyvidas.com".

 

En 1961 recibió, junto con el dramaturgo irlandés Samuel Beckett (1906-1989), el Premio Formentor de las Letras, que otorga el Congreso Internacional de Editores.

 

A dicho galardón le siguieron otros más, como el título de Commendatore del gobierno italiano, el de Comandante de la Orden de las Letras y Artes del gobierno francés, la Insignia de Caballero de la Orden del Imperio Británico y el Premio Cervantes.

 

El 27 de marzo de 1983 levantó gran polémica al publicar en el diario "La Nación", de Buenos Aires, el relato "Agosto 25, 1983", en el que profetizó su suicidio para esa fecha.

 

Tiempo después fue consultado sobre por qué no lo hizo como lo había escrito, a lo que respondió: "Por cobardía".

 

Ese mismo año, la Academia sueca otorgó el Premio Nobel al novelista y poeta británico William Golding (1911-1993), provocando discrepancias entre los eruditos de la época, ya que consideraban que el merecedor de tal distinción era Borges.

 

Los expertos aseguran que Jorge Luis Borges, quien murió en Ginebra, Suiza, el 14 de junio de 1986, no consiguió el tan anhelado Nobel de Literatura, al que fue candidato por casi tres décadas, debido a sus posturas políticas.