13 de enero de 2013 / 05:55 p.m.

Guadalajara.- El experto Rubén Santoyo Ayala indicó que entre 10 y 15 por ciento de la población en general sufre de insomnio, al menos en su forma aguda, "es decir, que se prolonga de un par de días a tres semanas.

El subdirector médico en el turno nocturno del Hospital de Especialidades del IMSS en Jalisco dijo que en la mayoría de los casos, detrás del insomnio agudo, subyacen procesos de ansiedad y depresión o ambos.

Agregó que conflictos familiares, laborales o escolares provocan que la gente no tenga un sueño reparador, entendido como aquel en que pueden dormir de siete a ocho horas "de corrido, es decir, sin despertarse".

Precisó que una vez superado el conflicto emocional que condiciona el insomnio, el paciente, inclusive niños, recupera su capacidad de dormir sin interrupciones.

"Sin embargo, cuando la incapacidad de tener un sueño continuo a lo largo de siete u ocho horas, se prolonga por más de cuatro semanas, debe hacerse un análisis más profundo del caso y determinar si existen factores orgánicos, como por ejemplo la apnea obstructiva o cese momentáneo de la respiración mientras se duerme".

Comentó que otro detonante de insomnio se relaciona con la edad, "a mayor edad tiende a reducir la cantidad de sueño, hay adultos mayores que sí duermen sus siete u ocho horas, pero otros con cuatro o cinco horas tienen suficiente y no les causa somnolencia durante el día".

Mencionó que el consumo de refrescos negros y café, así como fumar o consumir alguna droga sobre todo en horas de la tarde y noche, condicionan el desarrollo de insomnio.

Señaló que es importante resolver los conflictos que generen ansiedad o depresión, "y buscar ayuda profesional en caso de que la dificultad para dormir persista por cuatro semanas o más y de ninguna manera recurrir a la automedicación".

"Todos esos inductores de sueño que uno puede adquirir incluso sin receta médica y que anuncian como la panacea deben evitarse, y es recomendable hacer algo de ejercicio físico no extenuante para que al llegar la noche y después de un baño tibio, se posibilite un sueño continuo y profundo".

Destacó que no dormir lo suficiente, al margen de malestar y somnolencia durante el día, se asocia de manera muy estrecha al desarrollo de complicaciones cardiovasculares.

Recomendó a la población en general con problemas para dormir, "buscar ayuda médica para evitar caer en fases crónicas del insomnio y con ello incrementar el riesgo a las citadas afecciones, e incluso a accidentes".

NOTIMEX