12 de enero de 2013 / 10:50 p.m.

Ciudad de México • La Comisión Nacional de los Derechos Humanos el año pasado recibió un total de mil 524 quejas por presuntas violaciones de los derechos de menores de edad; 641 casos fueron de niñas y 883 de niños.

Las autoridades más señaladas fueron la Secretaría de Educación Pública, con 287 denuncias; el Instituto Mexicano del Seguro Social, 69 quejas, y 46 de la Secretaría de la Defensa Nacional.

Asimismo, se presentaron 31 denuncias contra la Procuraduría General de la República; 25 para la Policía Federal; 24 al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado, y 21 para el Instituto Nacional de Migración de la Secretaría de Gobernación.

Por ello la CNDH informó que redobla esfuerzos para proteger a los menores de edad de acciones que atenten contra sus derechos y dignidad.

Y llamó a la sociedad para fomentar la cultura de la denuncia y lograr que se pueda consignar ante las autoridades a quienes descuiden, abandonen, den trato negligente o exploten a menores en cualquiera de sus modalidades.

Entre las quejas, recibidas del 1 de enero al 31 de diciembre de 2012 por casos de menores de edad, destacan los siguientes hechos violatorios: prestar indebidamente el servicio de educación; omitir proveer de instalaciones y material adecuados al servicio educativo; prestar indebidamente el servicio público.

La CNDH sostiene que es urgente avanzar en el respeto de los derechos de la niñez mexicana, que según datos oficiales la conforman 32.5 millones de personas entre 1 y 14 años de edad.

A través de su Programa sobre Asuntos de la Niñez y la Familia, la Comisión Nacional, salvaguarda los derechos de este grupo de la población por medio de diferentes actividades para prevenir que los menores de edad sean víctimas de abusos y fomentar entre ellos el respeto y la tolerancia.

Es fundamental impulsar la adopción de medidas legislativas, administrativas y educativas para evitar que se afecte su derecho a vivir en un ambiente libre de maltrato y violencia.

Se deben erradicar costumbres y creencias populares que consideran el maltrato físico y verbal como parte del proceso formativo de los menores.

 EUGENIA JIMÉNEZ