ISRAEL NAVARRO
18 de agosto de 2013 / 04:48 p.m.

México • El 80 por ciento de las agencias de servicios funerarios en el país son irregulares, debido a que no cuentan con las medidas mínimas de seguridad e higiene para desempeñar su labor.

 

En éstas se registran malos manejos a los cuerpos, reutilización de ataúdes, incluso en los procesos de cremación a los familiares “se les puede dar cualquier cosa en lugar de las cenizas de su ser querido” debido a lo turbio de su actuar.

 

Ante esta problemática, 170 empresas del sector funerario a nivel nacional conformaron el Consejo Mexicano de Empresas de Servicios Funerarios (Comesef) para denunciar este hecho ante las autoridades y que se tomen las medidas pertinentes.

 

El presidente del organismo, Manuel Ramírez, detalló que de las cerca de 3 mil agencias de este servicio que hay en el país, solo 20 por ciento están debidamente constituidas, mientras que más del 50 por ciento operan en la clandestinidad y el restante 30 por ciento cuenta con solo algunos permisos.

 

"Desafortunadamente si estos lugares han sobrevivido y crecido es por el solapamiento de las autoridades. Se presta para la interpretación de la corrupción porque aunque no cumplen con los requisitos mínimos siguen operando", dijo.

 

El también directivo de la funeraria J. García López, explicó el modus operandi de las agencias patito: "Primero te enganchan con un precio muy bajo, digamos cuatro mil pesos. Posteriormente, te dicen que el precio no incluía el cajón, tampoco la velación, el traslado, de ser necesario, y entonces tenemos que el precio aumenta hasta en 400 por ciento".

 

A lo anterior se suma la calidad de sus equipos: “Se han presentado situaciones penosísimas en las que las carrozas de estas empresas se descomponen en medio traslado, eso es lo peor, porque de por sí es un momento difícil y lo agravas para los deudos".

 

Ramírez mencionó que las agencias debidamente constituidas cuentan con las normas de sanidad apegadas a los estándares internacionales. En el caso de los hornos de cremación, dijo, las empresas del Comesef, y en particular J. García López, cuentan con todos los permisos necesarios.

 

"Las empresas irregulares mandan los cuerpos a hornos comunes en donde no se tiene la certeza de que lo que te entregan en la urna sea tu ser querido, puede ser cualquier cosa, incluso, otra persona o basura. Por eso en funerarias establecidas como J. García López tenemos los hornos en el mismo inmueble y aunque no se puede ver el proceso, se garantiza al 100 por ciento la entrega de los restos del fallecido", aseveró.

 

Por ello, llamó a las autoridades de la Secretaría de Salud a fortalecer el sector a través de mejores prácticas y profesionalización, que empujen el redimensionamiento de la industria funeraria, sin perder de vista la premisa de “precio justo por servicio de calidad”.

 

“Una de las intenciones de la Comesef es alzar la voz para que nos volteen a ver, tener voz y voto y que el gobierno nos ayude a regularizar esta actividad. Porque el gobierno ni siquiera esta consciente del número de empresas clandestinas que lucran con el dolor de las personas”, comentó.

 

Entre los temas que pretenden acordar con las autoridades destacan la actualización de la normatividad vigente, ya que la NOM 036 en materia de servicios funerarios data de 2007.

También, regular todas las empresas a través de un padrón de agencias funerarias establecidas que cuenten con los permisos correspondientes, instalaciones adecuadas, así como personal capacitado y certificado.

 

Además de un programa de verificación y placa única para carrozas fúnebres, a fin de que su uso sea el propio para el que están diseñadas.

Así como la homologación de trámites a nivel nacional, para la expedición de certificados de defunción y traslado de cuerpos.

 

"Muchas veces la carroza que se utiliza para trasladar un cuerpo, horas antes fue utilizada para ir por el mandado o la comida y esto no puede ser, es lamentable", subrayó.

Reconoció que en el Distrito Federal el Instituto de Verificación Administrativa del Distrito Federal está realizando visitas a estos inmuebles para supervisar su actuar.

 

"Junto al trabajo de las autoridades capitalinas, la Procuraduría Federal del Consumidor debe tomar cartas en el asunto. Hay muchas denuncias de clientes por los malos tratos e irregularidades, urge un mejoramiento del sector", afirmó.

 

Ramírez dijo que lo óptimo sería que en los hospitales y ministerios públicos, donde se registran las defunciones, se guiará a los familiares para que contraten servicios establecidos y de calidad, para “hacer más fáciles esos momentos tan difíciles".

 

Asimismo, dio a conocer que las agencias del Comesef cuentan con la capacitación necesaria para traer los restos de fallecidos al país, o bien, para enviar el cuerpo de alguna persona a cualquier parte del mundo.

 

"Las embajadas pueden trabajar con nosotros que somos agencias serias. Nos encargamos de todo el papeleo para llevar el cuerpo a su lugar de origen", dijo.