17 de junio de 2014 / 02:39 a.m.

Los abogados de Aaron Hernández solicitaron que se deseche un cargo de homicidio, señalando que la fiscalía no tiene evidencia suficiente para ligar al ex tight end de los Patriots de Nueva Inglaterra con el asesinato de un jugador semi-profesional de fútbol americano.

Los fiscales respondieron que pueden demostrar que Hernández estaba con Odin Lloyd cuando fue baleado y que su muerte era parte de un patrón de Hernández de actos de violencia después de altercados en centros nocturnos.

Además, el exjugador se declaró no culpable de cargos de haber atacado a otro convicto esposado y de amenazar de muerte a un custodio y su familia durante su estancia en la prisión del condado de Dartmouth.

Hernández enfrenta cargos de homicidio en la muerte de Lloyd, ocurrida el 17 de junio de 2013, así como en un hecho separado en donde se le acusa de matar a dos sujetos en julio de 2012. Se ha declarado inocente en cada caso y está detenido sin derecho a fianza.

La juez E. Susan Garsh emitirá un veredicto en una fecha sin definir sobre las mociones de desechar el caso del asesinato de Lloyd y de suprimir cierta evidencia recolectada por el estado, incluyendo registros de teléfono celular y video de las decenas de cámaras de seguridad en el hogar de Hernández en North Attleborough.

La magistrada también dejó entrever el lunes la posibilidad de que sea el 6 de octubre la fecha tentativa de inicio de juicio y emitió una fecha límite de julio para que los Patriots de Nueva Inglaterra respondan a la solicitud de la defensa de acceso a los registros de personal del equipo.

El abogado defensor de Hernández, James Sultan señaló que la evidencia de la fiscalía "es deplorablemente insuficiente" y mantuvo que el estado aún no ha sugerido un motivo en específico para la muerte de Lloyd.

"Existe ciertamente mucho de lo que yo llamaría humo. Sin lugar a dudas", dijo Sultan. "Pero no se puede lanzar un montón de cosas a la pared y decir, 'Bueno, eso es suficiente'. Esa no es una causa probable de que él cometió el crimen".

El fiscal William McCauley respondió que el estado tiene "poderosa" evidencia contra Hernández.

Además de citar evidencia que coloca a Hernández con Lloyd a la hora de la muerte, la fiscalía también sugirió que incidentes en Boston, Providence y Miami muestran un "patrón común" de violencia de Hernández tras altercados en clubes nocturnos.

Vestido en chaqueta deportiva azul y pantalones kaki, Hernández se sentó pacientemente durante las casi tres horas de audiencia, una de las más largas desde su arresto el año pasado.

Su madre y otros miembros de apoyo a Hernández estuvieron en la audiencia, al igual que la madre de Lloyd.

AP