20 de noviembre de 2014 / 08:15 p.m.

Al medio día de este jueves Alan Pulido arribó a las instalaciones de la Federación Mexicana de Futbol, acompañado de su abogado en un automóvil negro. El delantero de Tigres se mantuvo en la FMF hasta antes de las dos de la tarde.

Posteriormente abandonó el recinto en medio de un silencio, sin dar declaraciones a los medios presentes que los esperaron por más de tres horas. El suspenso se mantiene sobre su situación contractual.

Los rumores se incrementa con cada día que transcurre, y que entre dimes y diretes se le posiciona a Pulido en la orbita de varios clubes, además no ha existido una postura que desmienta o aclare el futuro inmediato del atacante mexicano.

Alan no quiere hablar y espera que su situación se resuelva a la brevedad posible; al parecer el fichaje con el Olymipakos se ha enfriado y su destino pudiera ser otro.

RUBÉN GUERRERO