12 de julio de 2013 / 12:30 a.m.

 México • Bajo la dirección de la coreógrafa Rossana Filomarino, bailarines del Centro de Producción de Danza Contemporánea (Ceprodac) presentaron la obra "Nº, No identificado", que aborda la violencia como una metáfora del desmoronamiento de una época, en el Teatro de la Danza del Centro Cultural del Bosque (CCB).

Dicha pieza dará funciones a partir de esta noche y hasta el domingo próximo, como parte del tercer y último estreno de la temporada "Preceptos en cuerpos mentales", que realiza el Ceprodac, bajo la dirección artística de Raúl Parrao.

"La danza surge precisamente de este sentimiento de impotencia que tenemos todos ante lo que sucede, creo que ese es el sentimiento generalizado y también de una ira contenida que no sabemos cómo canalizar para mejorar las cosas", dijo Filomarino, en entrevista con los medios.

Durante el ensayo general del montaje, la coreógrafa subrayó que en esta propuesta dancística lo que ella trata de hacer, es dar imágenes poéticas que conmuevan y toquen las fibras íntimas del espectador, a fin de que el espectador reaccione como mejor lo quiera, porque el artista no está para dar soluciones sino para poner sobre el entarimado interrogantes.

"En este caso, es mostrar, a través de cuerpos en movimiento, varios sentimientos", anotó la también bailarina.

La obra "Nº, No identificado" explora las partes más profundas y misteriosas de las emociones del ser humano y de sus relaciones sociales, para hablar de la violencia como reflejo de la pérdida de valores esenciales y definitorios del hombre.

Bailarines y bailarinas muestran múltiples estados emocionales, por lo que sus cuerpos caen al vacío en alusión a la muerte.

La propuesta coreográfica incluye duetos, en los que se evidencia cómo es que la violencia está impregnada en la vida diaria.

Uno de los elementos importantes del montaje es el diseño de iluminación, que está a cargo de Xóchitl González, cuyo trabajo enriquecer no solamente la labor de los bailarines sino la atmósfera que se requiere en cada escena.

El elenco está integrado por Ulises González, Juan Madero, Kenya Murillo, Edith Pérez, Gersaín Piñón, Jorge Monzón, Ricardo Rodríguez, Sheila Rojas, Arturo Serrano y Raúl Trejo.

De acuerdo con la crítica especializada, Filomarino es artífice de una danza con estilo muy definido, el cual está labrado por el despliegue de energías creadas en la conjunción de impulsos musculares, la reinvención de emociones profundas, la imaginación y la memoria corporal.

— NOTIMEX