NOTIMEX
1 de marzo de 2014 / 01:41 a.m.

Rafael Márquez Lugo, delantero de Guadalajara, no se ha acoplado a su nueva posición y asegura que no temer ir a la banca, dado a que quiere apoyar al equipo de cualquier forma.

 

La falta de peso especifico de Rafael Márquez Lugo en el ataque de Guadalajara, no pasa por un bajo nivel, lo que sucede es que no se ha acoplado a su nueva posición, al grado de asegurar que no temer ir a la banca, ya que él, quiere apoyar al equipo de cualquier forma.

“No es por una baja de juego, al contrario, físicamente me siento muy bien, simplemente pasa más por lo táctico”, dijo el elemento surgido de los Pumas de la UNAM.

Reconoció que le ha sido muy complicado el desenvolverse en el sitio que José Luis Real le ha asignado en la cancha, que es atrás del centro delantero, Aldo de Nigris.

“Me queda claro que en eso me ha costado, embonar con lo que el equipo está tratando de jugar y esa es la única razón por la que no estoy brillando como en los torneos anteriores y como la gente quiere”, apuntó.

Explicó que pese a todo, procura tomar las cosas con calma, “me deja muy tranquilo ver que el equipo va caminando, que seguir así nos podemos enfilar a una clasificación, eso me mantiene tranquilo hasta cierto punto”.

“Es cierto que el delantero vive de goles, que quiero jugar más minutos, pero sé también que tengo que hacerlo mejor, algo debo mejorar para encontrar los goles y trato de mantenerme tranquilo”, exclamó.

Finalmente, afirmó que no se preocupa ante la posibilidad de convertirse en suplente, ya que él, únicamente quiere lo mejor para el “Rebaño Sagrado”.

“A mi edad, con tantos años jugando no me voy a molestar ni a faltar al respeto o hacer algo que vaya contra el vestidor, al contrario, soy uno de los estandartes del equipo y así lo considero, por ello es cuando que tengo que estar con ellos, cuando más deben sentir mi apoyo, cuando más debo estar unido con el equipo”, dijo.