10 de octubre de 2014 / 12:50 a.m.

El entrenador Ignacio Ambriz descartó una situación de indisciplina por parte de los siete jugadores separados del primer equipo, y aclaró que su decisión se debe a motivos de planeación pensando en el próximo torneo.

En conferencia de prensa el estratega respondió a los cuestionamientos por la situación actual del equipo, luego de que Othoniel Arce, Dionicio Escalante, Kalú Gastélum, Sergio Santana, Amaury Escoto, Jorge Echavarría y Mario Osuna fueron enviados a la sub 20 y a Segunda División.

"Estoy descartando a la gente que no voy a utilizar pensando ya en lo que viene, en el próximo torneo. También tratar de darle oportunidad a gente joven que quiere la oportunidad. Hay que ir preparando desde ahora, las vacaciones son muy cortas y necesito empezar a trabajar con ellos desde ya", argumentó.

Subrayó que no hubo incidente alguno con los jugadores mencionados y que, por el contrario, mantiene buena relación afuera de la cancha con algunos de ellos, pero en esta ocasión su falta de compromiso en los entrenamientos lo ha hecho tomar esta medida, la cual ya se les ha comunicado.

"Todo es un todo, entiendo que tengo que tener al grupo reducido, que pelee, con nadie me he peleado. Hay recambios porque hay que entregar resultados y los resultados no se están dando. Necesitamos concentrarnos mucho para sumar puntos porque la meta principal es entrar a liguilla".

Ambriz expresó que de momento son jugadores que no contempla para el futuro del equipo; sin embargo, puso en claro que eso no los borra del mapa, pues si comienzan a tener un buen nivel podrían ser considerados de nuevo al final de esta temporada.

Además, dijo que sabe que este plan es de acuerdo a los resultados, porque también podría ser el propio técnico el cesado. "Depende de los resultados, no te lo voy a negar, no me espanta, sé el equipo que tengo, sé lo que he armado y tengo mucha ilusión en que podemos cerrar bien para calificar".

Finalmente, dijo que este receso en la Liga MX por la Fecha FIFA le servirá para corregir y trabajar los detalles en los que ha fallado el equipo, ya que durante la temporada regular es complicado hacerlo si se juega cada semana dos ocasiones y no hay tiempo para cada parte que se quiere trabajar por separado.

NOTIMEX