18 de febrero de 2014 / 03:57 a.m.

El Club de Futbol Monterrey y autoridades estatales sostuvieron una reunión este lunes en la que acordaron un plan de ataque con la finalidad de erradicar los riesgos de seguridad en el estadio Tecnológico.

Luego de la riña del sábado pasado entre un sector de la barra de La Adicción y la Policía Municipal en la que un elemento de seguridad salió herido, Tonatiuh Mejía, vicepresidente administrativo de los Rayados, ofreció algunos detalles respecto a la reunión que mantuvieron con el Cuartel General de Seguridad Pública del Estado.

"Tuvimos esta tarde (lunes) una reunión con el General Alfredo Flores, el Secretario de Seguridad Pública del estado de Nuevo León, quien junto con nuestro equipo de trabajo, establecimos y perfilamos un plan con el cual pretendemos minimizar y obviamente buscamos erradicar cualquier actor de violencia en nuestra tribuna y en nuestras instalaciones. La intención es implementarlo a la brevedad posible", avisó el dirigente rayado.

Mejía dijo que aún tienen ciertas cosas por perfilar y acordaron trabajar en de forma conjunta para frenar los actos violentos durante los juegos de Rayados en el Tec.

"Tenemos algunas cosas todavía que perfilar y acordamos que vamos a trabajar de una forma conjunta, muy decidida para erradicar esto y la búsqueda conjunta es muy sencilla: Nuevo León, nuestra afición en particular, se distingue por tener una participación muy amplia de núcleos familiares, de mamás, de hermanos, de niñas y es algo que es parte fundamental en la filosofía del club y obviamente en cualquier evento masivo en Nuevo León.

"Por lo cual dijimos 'con ese objetivo mutuo, hagamos algo para mantener lo que nos ha distinguido que es la seguridad y el ambiente familiar en nuestros estadios. Entonces esa es la intención, es un plan que pretendemos implementar de manera inmediata", agregó.

¿Qué impresión te causó el aviso de veto de estadio?

"Ya lo vi, es como una amonestación, y bueno, estaremos haciendo lo que tengamos que hacer hasta donde nos ocupe, porque no pretendemos que por un mal comportamiento, reprobable, de una minoría tremendamente pequeña e identificada puedan pagar las consecuencias las familias y la afición que auténticamente va al estadio más allá de los resultados. Y bueno, esto nos preocupa y tendremos que ocuparnos para resolver esto a la brevedad posible".

El plan de ataque que autoridades estatales y directivos de Monterrey acordaron servirá de guía para las instancias estatales y municipales, además para el cuerpo de seguridad privado interno del club.

"Este plan al final, es una guía, una instrucción, una recomendaciones tanto de las autoridades de diferentes instancias, lo Estatal, lo Municipal, como nuestro propio cuerpo de seguridad privado interno, hacia la propia directiva, club o equipo como tal, pero sobre todo la responsabilidad o la participación y colaboración de los aficionados, haciendo un lado la situación deportiva, a todos nos gusta estar en un entorno de paz y en Nuevo León venimos de épocas complicadas y el futbol es algo que debemos mantener y rescatar como algo muy familiar, muy propio, muy nuestro, nuestro estilo de vida y tenemos que colaborar. Si alguien de la afición ve que alguien se porta mal, que nos lo dejen saber, que nos ayuden y seguramente vamos a salir de esta y de cualquier otra situación, finalizó"

JAIME GARZA