26 de marzo de 2014 / 02:19 a.m.

Ocho jóvenes, que según las autoridades están plenamente identificados como protagonistas de los intensos enfrentamientos contra policías durante un partido de la liga mexicana de fútbol realizado el sábado, fueron encausados ante un juzgado, informó el martes un fiscal estatal.

El fiscal estatal del estado centro-occidental de Jalisco, Luis Carlos Nájera dijo que los ocho seguidores del club Chivas fueron trasladados al reclusorio de Puente Grande, cerca de la ciudad de Guadalajara, por los delitos de homicidio en grado de tentativa, lesiones calificadas, pandillerismo, destrozos, robo calificado y delitos cometidos contra representantes de la autoridad.

En conferencia de prensa, Nájera explicó que los detenidos están identificados por fotografías y videos, como autores de agresiones contra ocho policías que resultaron lesionados durante el clásico de la ciudad, entre Atlas y Chivas. El funcionario aseguró que habrá más arrestos relacionados con el caso.

"Vamos a detener a más gente. Toda la gente que participó en la agresión será sancionada. No habrá impunidad, eso es importante que quede claro, pero tampoco vamos a castigar a gente que no esté plenamente identificada", explicó Nájera.

De acuerdo con distintos testimonios, un grupo de 15 agentes intentó incautar y apagar las bengalas que varios hinchas de Chivas, el equipo visitante, habían encendido y lanzado desde la parte alta de la cabecera sur del estadio, a los 85 minutos del partido, que estaba empatado 1-1 y terminó con ese mismo marcador. Los integrantes de la barra se resistieron y estalló el enfrentamiento.

Las imágenes de la televisión mostraron a por lo menos dos policías que yacían inertes, mientras algunos hinchas brincaban encima de ellos o les propinaban patadas. También pudo verse que los hinchas, que superaban en número a los agentes, les quitaron los escudos y toletes, que fueron arrojados hacia los pisos inferiores de la tribuna o utilizados para golpear a los propios policías.

Según el código penal estatal, los ocho inculpados podrían recibir penas de hasta 20 años de prisión. Dada la gravedad de los delitos, ninguno tiene derecho a salir libre bajo fianza, dijo el fiscal estatal.

El sábado, la policía de Guadalajara detuvo a 19 personas en el estadio. A ocho se les abrió un proceso penal y otras 11 fueron dejadas en libertad de manera provisional, tras no encontrarse evidencias claras que los vincularan con los hechos violentos.

Los ocho consignados son: Manuel Alejandro Rodríguez Durán, de 21 años; Daniel Guzmán García, de 20 años; Luis Antonio Jiménez Moreno, de 28; Daniel Manriquez Pacheco, de 21; Miguel Ángel González Pérez; César Adrián Martínez Solís, de 20; Roberto Fabián Cabrera, de 21; y Juan Miguel Quintero Hernández, de 21.

De los ocho consignados, la Fiscalía precisó que dos tienen antecedentes de haber protagonizado hechos violentos en estadios de otras ciudades, como Toluca, Puebla, Tuxtla Gutiérrez y Torreón.

Las imágenes de la agresión tumultuaria que sufrieron los policías han causado conmoción en el país, y han derivado también en sanciones de índole deportiva.

El estadio del Atlas, un conjunto amenazado por el descenso, fue inhabilitado por un partido, y la Federación Mexicana de Fútbol exigió que dejen de venderse boletos para los partidos a los miembros de las barras de Chivas.

El Ayuntamiento de Guadalajara aplicó una multa de 2,28 millones de pesos (unos 173.000 dólares) al Atlas, por el sobrecupo en la parte alta del estadio y las fallas que permitieron el ingreso de las bengalas. La víspera, Atlas fue multado también por la Federación, por un monto cercano a los de 330.000 pesos (unos 25.000 dólares).

AP