28 de junio de 2013 / 07:12 p.m.

 

Las famosas insignias que desde hace más de 40 años han recibido los visitantes del Metropolitan Museum of Art de Nueva York (Met) a cambio de una donación que sirve como entrada, serán sustituidos la próxima semana por un nueva estampa de papel para reducir costes, dijeron hoy fuentes del museo.

Desde 1971, el Met ha obsequiado con estas pequeñas insignias de diferentes colores a sus visitantes, que se las colocaban como adorno en la ropa e incluso las coleccionaban como recuerdo de su estancia en la ciudad de los rascacielos.

No obstante, fuentes del museo confirmaron hoy a Efe que se eliminarán estos 'pines' para sustituirlos por unas nuevas estampas de papel que los visitantes empezarán a lucir la próxima semana.

El motivo de este cambio, que ha sorprendido a neoyorquinos y turistas, es económico.

Según explicó el vicepresidente de relaciones públicas del museo, Harold Holzer, al diario The New York Times, cada una de estas pequeñas insignias de colores costaba dos centavos hace unos años, pero ahora los costes han aumentado y han subido hasta los tres centavos.

El Met compraba cerca de 6,4 millones de insignias cada año, por lo que ha decidido buscar una alternativa más económica y sus sustitutas, las estampas, cuestan un centavo cada una.

El dinero que el museo ahorrará con este cambio en las entradas se destinará a promover otros espectáculos, señaló el Met, que recibió el pasado año una cifra récord de 6,28 millones de visitantes.

Ante este anuncio, la nostalgia ha invadido a neoyorquinos y turistas que consideraban estas insignias como verdaderas piezas de arte y que incluso han servido como imagen para ilustrar los "souvenirs" de la ciudad, desde tazas hasta camisetas.

Conscientes de lo que significa esta pieza para los visitantes, el Met no perderá su icónica imagen y los nuevos boletos también incorporarán una versión de la "M" sobre un dibujo de Leonardo Da Vinci semejante a la que aparecían en estos pines.

Otra de las novedades que incorporará el Met a partir del 1 de julio es que dejará de cerrar el lunes para que el museo esté abierto al público los siete días de la semana, con el objetivo de facilitar el acceso a todos los potenciales visitantes.

Actualmente el museo afronta una demanda por supuesto fraude en el precio de la entrada, después de que en marzo lo denunciaran por no dejar claro que la entrada recomendada de 25 dólares es solo una sugerencia puesto que la entrada es gratuita, una acusación rechazada por el Met.

 — EFE