21 de enero de 2014 / 10:36 p.m.

Por primera vez desde que llegó a Colomos, el técnico de Atlas Tomás Boy reconoció estar nervioso y preocupado, al igual que su directiva, ante el mal arranque y funcionamiento que ha tenido su escuadra en este Clausura 2014.

El Jefe sabe que los Zorros se encuentran en una situación crítica, al estar únicamente a cinco puntos de Atlante en la tabla de cocientes. Su equipo acumula sólo una victoria en los últimos 23 duelos de liga.

"Tengo miedo, bueno, no miedo, pero sí me siento insatisfecho en esa parte, pero miedo en sí no, pero sí me preocupa no tener miedo. Ya están nerviosos todos, están nerviosos desde el principio, yo mismo estaba nervioso antes de iniciar el campeonato, es normal, lo que no creo es que sea tan dramático", externó.

El estratega de los Zorros espera tener el tiempo suficiente para recomponer el camino de Atlas.

"Hablando de tiempo me hubiera gustado tener dos partidos más y los he tenido que tener en la competición. Y como no hubo tiempo para implementar cosas, tiene que ser a través de los partidos, pero dejen les digo algo: para meterle mano a un equipo se tarda uno, dos o tres meses, a lo mejor ya se está terminando el torneo, pero para destruir un equipo en quince días lo puedes hacer, y después recomponerlo es más complicado".

Dentro de las complicaciones que ha tenido Boy Espinoza en este torneo, ha sido el sustituir a Omar Bravo.

"Por supuesto que suplir a un jugador de ese tamaño no es sencillo; suplir a un jugador que vino con tal ambición, deseo y tiene calidad es muy difícil suplir, como también a Brizuela (Isaac) que hoy es un avión, pero esto ya no pesó en mi ánimo, porque si la temporada pasada ya no se hizo lo que se debía hacer, en esta temporada ha habido más dificultades en ese sentido para conseguir jugadores, pero estoy seguro que los jugadores que hoy están tienen los tamaños y la calidad".

RIGOBERTO JUÁREZ