29 de abril de 2014 / 02:32 a.m.

Si bien Chivas no calificó a la Liguilla por tercer torneo consecutivo (su última vez fue en el Torneo Apertura 2014 y se quedó en los cuartos de final), el dueño del club, Jorge Vergara dice ya piensa en lo que viene, en la búsqueda de los refuerzos idóneos, así como en recuperar para el club el brillo y protagonismo de antaño.

En entrevista con TVC Deportes, con Gerardo Velázquez de León y Rafal Ocampo, Vergara admitió que se siente “triste y frustrado, pero ya listo para poder trabajar para recomponer y prepararnos para la siguiente temporada”.

En el Apertura 2014 Chivas arrancará entre las cinco peores posiciones de la tabla del descenso, involucrado con el club que ascienda en unas semanas, Puebla, Veracruz y Atlas, éste último que estará por encima del Rebaño Sagrado, una problemática mayúscula.

De los refuerzos, Vergara anunció que “ya tenemos una lista de 25 candidatos para escoger lo que necesitamos”, aunque recalcó en que “se está trabajando mucho en hacer un estudio más a fondo para que los jugadores que lleguen den más garantía de resultados”, con tal de no repetir las varias historias que han acontecido con refuerzos que así como han llegado se han ido, sin que hayan contribuido con título alguno.

Se le consultó al directivo tapatío si para reforzar a Chivas había limitaciones económicas o si ello era una condicionante, a lo que Jorge detalló que “no nada más es el valor, es quién sí pueda funcionar en el Guadalajara y quién no, que es la parte más importante, ahora tenemos que trabajar en lograr conseguirla, tenemos tres por posición en orden jerárquico y tenemos que lograr que algunos de estos tres sean los que lleguen a Chivas, siempre y cuando pasen el examen de admisión para que sean capaces de entregar resultados a Chivas”.

Todavía fue más específico Vergara al mencionar que “la idea es que hacernos de seis refuerzos; el problema nunca ha sido de fondos, el problema ha sido de que no nos quieren vender. Tenemos que recuperar lo que hemos perdido y lo vamos a hacer”. 

Omar Bravo

Al medio tiempo del partido Chivas contra Monterrey, en el que se decretó que los rojiblancos no estarían en la Liguilla, luego del 0-1 en el Estadio Omnilife, Omar Bravo dio un empujón a Patricio Araujo de camino a los vestuarios; de esa acción Vergara dijo entender el momento que vivía el delantero, pero no justificó su reacción ante el escenario de eliminación que sobrevenía.

“Es incorrecto lo que sucedió, entiendo la calentura y entiendo la desesperación por las fallas que estaban cometiendo en el partido y entiendo cómo es Omar, porque es el capitán; se habló con él y se está trabajando con él y con el Pato (Patricio Araujo), pero a final de cuentas  se le pasó un poquito la mano”.

REDACCIÓN