4 de junio de 2014 / 03:40 p.m.

mandando al mismo equipo pero ahora con nuevos jefes, Adolfo Ríos, presidente de los Gallos Blancos del Querétaro, llegó a Cancún para participar en el sistema de transferencias del futbol mexicano.

A su llegada al hotel sede Ríos comentó que son consientes de los tiempos que viven como institución y que a pesar de que llega un capital nuevo a la institución queretana buscarán sujetarse a lo que puedan reorganizar con los jugadores que actualmente son de su propiedad y puedan repatriara.

"No podemos pensar que ahora vamos a venir – al Darft – a derrochar porque no es así, tenemos la oportunidad de derrochar por jugadores nuestros y de repatriar a algunos otros y lógicamente en fortalecer el equipo pero siempre de la mano de la prudencia económica", comentó.

Sobre la situación que vive el anterior dueño del equipo, la persona que fue el que lo llevó en primera instancia al club Querétaro, Amado Yáñez quien ayer recibió el auto de formal prisión, Adolfo Ríos sólo se limitó a decir que le desea suerte.

"Desearle lo mejor – a Amado Yáñez – eso es lo único que te puedo decir: desearle lo mejor y que salga de todos lo problemas que tiene".

El dirigente llegó junto a su equipo de trabajo comandado por el Director Técnico Ignacio Ambriz.

Ríos aseguró que buscan armar este equipo no pensando en no caer en temas de la porcentual si no apuntando a por lo menos calificar a la liguilla, instancia al que estuvieron cerca de accesar el torneo pasado y que de nos haber sido por haber sido goleado por el Pachuca en la última jornada lo hubieran logrado.

FRANCISCO VELA