AP
4 de noviembre de 2014 / 10:44 p.m.

El running back estelar de los Vikings de Minnesota Adrian Peterson evitó una condena de cárcel al llegar a un acuerdo con la fiscalía para declararse culpable en el caso de abuso contra su hijo.

Peterson evitó declararse culpable o inocente —lo que en términos prácticos equivale a admitir culpa porque hay una condena relacionada— por un cargo de agresión de acuerdo con el acuerdo que el juez de distrito del condado Montgomery, Kelly Case aprobó durante la audiencia.

El atleta que ha sido seleccionado como el mejor en su posición fue acusado de un delito menor en septiembre por usar una vara para golpear a su hijo de cuatro años a principios de este año como medida disciplinaria en un suburbio de Houston. El caso reavivó un debate sobre los castigos corporales, que es cada vez menos usado en Estados Unidos pero sigue usándose en algunos hogares y escuelas.

"En verdad lamento este incidente. Asumo la completa responsabilidad por mis actos", dijo Peterson a periodistas luego de aceptar el acuerdo. "Estoy contento de que esto haya terminado y que ahora pueda dejarlo atrás".

Mientras el caso se resolvía el jugador no tenía permitido el contacto con su hijo. Peterson y su abogado dicen que espera recuperar su relación con el niño.

"Adrian quiere seguir adelante con su vida, tener una relación con su hijo y volver a jugar fútbol americano".

Peterson goza de una licencia con pago de los Vikings al ser colocado en una exención por el comisionado de la NFL para atender sus problemas legales. Se desconocía inmediatamente de qué forma se verá afectado su estatus para jugar por el acuerdo extrajudicial.

"Revisaremos el asunto, incluyendo el registro del tribunal, y luego tomaremos una decisión sobre su estatus", dijo el vocero de la NFL Brian McCarthy. "No podemos dar un estimado de tiempo".

Peterson dijo que nunca trató de lastimar a su hijo y que estaba sometiéndolo a medidas disciplinarias similares a las que se le aplicaban cuando crecía en el oriente de Texas. El chico sufrió rasguños, cortadas y marcas en los muslos, espalda y uno de sus testículos, de acuerdo con registros de la corte.

Se había establecido una fecha tentativa de juicio para el 1 de diciembre. En caso de ser declarado culpable podía recibir pena de hasta dos años en prisión y una multa de 10.000 dólares. En lugar de eso recibió en esencia una libertad condicional, fue multado con 4.000 dólares y debe asistir a clases para aprender a educar a sus hijos, además de cumplir con 80 horas de trabajos de servicio a la comunidad.

El fiscal de distrito del condado Montgomery, Brett Ligon, dijo que esta era la mejor solución al caso y que Peterson no recibió atenciones especiales por ser un atleta profesional.