(Notimex) Redacción 
23 de mayo de 2013 / 11:28 p.m.

 El siete por ciento de los adultos mayores en México tiene algún tipo de demencia y se convertirá en un gran problema en los próximos años, reveló el Secretario de Salud estatal, Jesús Zacarías Villarreal Pérez.

 

Al inaugurar los trabajos del 18 Congreso Nacional Alzheimer, señaló que en el país se trabaja en un “Plan Nacional para las Demencias”, el cual podría ser presentado en septiembre por el gobierno federal.

 

“En nuestro país se calcula que el siete por ciento de los mayores de 60 años tienen algún tipo de demencia, de ahí que con el envejecimiento esperamos que en nuestra población en los próximos años sea un problema mayúsculo”, dijo.

 

Advirtió que “si no nos preparamos adecuadamente, el efecto va a ser muy devastador, no sólo para el paciente y su familia, es una enfermedad muy catastrófica, sino como sociedad en conjunto sufriremos consecuencias muy graves”.

 

Resaltó que “México es uno de los países que ha estado trabajando en un plan nacional para enfrentar esta problemática de la demencia, en las personas de la tercera edad”.

 

“Esta tarea se está coordinando en el Instituto Nacional de Geriatría y se espera que en septiembre, se pudiera presentar este plan, para hacerle frente a este padecimiento”, indicó.

 

El funcionario señaló que para hacer frente a la enfermedad del Alzheimer se ha avanzado en los últimos años, sin embargo, hay más preguntas que respuestas.

 

“Realmente no hay una opción terapéutica efectiva, se conocen algunos genes de riesgo mejor que generar susceptibilidad, pero los mecanismos moleculares todavía estamos retirados de poderlos entender”, expresó.

 

Manifestó que “se está haciendo mucha investigación en todo el mundo y es una de las áreas de oportunidad que debemos de buscar”.

 

Es muy necesario, apuntó, capacitar a todo el personal de salud para que sepan reconocer los síntomas más tempranos, para poderlos clasificar bien y ofrecer los tratamientos más adecuados.

 

Villarreal Pérez recalcó que el Alzheimer “es una enfermedad devastadora no sólo para el paciente, sino para toda la familia”.