29 de abril de 2014 / 02:59 p.m.

Luego de que el pasado domingo, durante el partido ante el Villarreal, un aficionado le arrojó un plátano que el culé cogió y se comió, Alves fue entrevistado por la emisora de su país Radio Globo.

 

El jugador del FC Barcelona e internacional brasileño Dani Alves criticó duramente a la sociedad española y aseguró que en este país "son muy racistas", además de que –añadió- "se venden como un país de primer mundo, pero en algunas cosas están muy atrasados".

Luego de que el pasado domingo, durante el partido ante el Villarreal, un aficionado le arrojó un plátano que el culé cogió y se comió, Alves fue entrevistado por la emisora de su país Radio Globo.

"Hay mucho racismo en cuanto a los extranjeros. En España se venden como un país del primer mundo, pero en algunas cosas están muy atrasados", afirmó el defensa del Barcelona.

No obstante, pese a la rápida actuación del Villarreal, que ha prohibido de por vida al aficionado que lanzó el plátano volver a entrar a El Madrigal, Alves comentó que si pudiera, aumentaría el castigo. "Si pudiera, pondría su foto en Internet para que pase la vergüenza que merece", añadió el futbolista.

Respecto a la reacción de la gente, de personas anónimas, deportistas de renombre y hasta de Joseph Blatter, presidente de la FIFA, se mostró sorprendido.

"Fue increíble, una acción que se hizo sin pensar en las consecuencias. El mundo evoluciona y hay que evolucionar con él. Me ha sorprendido el apoyo de todo el mundo".

Sin embargo, advirtió a la FIFA que "debería prestar atención a las cosas. Se debería concentrar en cosas más importantes que la Masia (cantera culé). Necesitan prestar atención a cosas más serias", señaló en referencia al racismo y a la sanción.

Blater declaró que lo ocurrido con Alves es "intolerable" y que por ello en el Mundial de Brasil "habrá tolerancia cero".

JOSÉ ANTONIO LÓPEZ