4 de septiembre de 2014 / 12:53 a.m.

Muchos quarterbacks han ido y venido en la División Este de la Conferencia Americana. Y Tom Brady sigue ahí.

Mientras los rostros siguen cambiando, Brady ha sido la constante desde que guió a los Patriots de Nueva Inglaterra a un título del Super Bowl tras la campaña de 2001. Ahora, a sus 37 años, Brady sigue ostentando todas las cualidades que han buscado con afán los Jets de Nueva York, los Dolphins de Miami y los Bills de Búfalo.

Es un quarterback emblemático de la franquicia.

"He tenido suerte de hacer algo que amo en realidad", dijo Brady. "Me encantaría seguir haciendo esto, así que salir a jugar me motiva mucho. ¿Dónde más desearía estar? Esto es mejor que cualquier cubículo de oficina en el que yo pudiera pensar. Es una oficina bastante buena".

Desde que Brady ganó la titularidad en los Patriots, los Jets han tenido a nueve mariscales titulares. Los Bills han contado con 11 y los Dolphins con una asombrosa cifra de 16.

Ante los cambios incesantes en los demás rivales de la división, no es una coincidencia que los Patriots hayan ganado 11 de los últimos 13 títulos divisionales. Las excepciones fueron 2002, cuando se coronó Nueva York, y 2008, cuando Brady se perdió 15 encuentros por una lesión de rodilla y el banderín quedó en manos de Miami.

Los tres rivales de los Patriots consideran que han dado pasos para tener un quarterback de larga permanencia. Ryan Tannehill entra a su tercera campaña con Miami, mientras que Geno Smith con Nueva York y EJ Manuel con Búfalo jugarán su segunda temporada.

"Creo que evidentemente ellos son nuestros principales enemigos", señaló Rex Ryan, entrenador de los Jets, en referencia a los Pats. "Probablemente lo respetamos más que a nadie, pero al mismo tiempo sabemos que no nos agrada. Ellos han conseguido su objetivo, que es ganar la división".

Enseguida, algunos datos interesantes sobre los equipos que integran esta división dominada por Nueva Inglaterra:

NUEVA INGLATERRA  PATRIOTS - LA PERMANENCIA DE BRADY Y EL REGRESO DE GRONKOWSKI: La ofensiva de los Patriots se vería fortalecida por el regreso del tight end Rob Gronkowski. La salud de uno de los destinatarios principales de los ovoides distribuidos por Brady será una gran noticia.

Gronkowski se sometió en enero a una cirugía en la rodilla derecha. Busca jugar los 16 encuentros de esta campaña después de perderse los primeros seis del año pasado por operaciones en la espalda y en un antebrazo.

El jugador participó en los siguientes siete encuentros, pero la lesión de rodilla lo dejó fuera durante el resto de la campaña.

Los Pats deben mejorar a la defensiva tras la contratación de los agentes libres Darrelle Revis, y Brandon Browner, quien se perderá los primeros cuatro compromisos por infringir la política de la NFL sobre el consumo de drogas. Tres jugadores defensivos marginados de buena parte de la campaña anterior están de vuelta: el linebacker Jerod Mayo, así como los tackles defensivos Vince Wilfork y Tommy Kelly.

NEW YORK JETS - ¿DESPEGARÁN LOS JETS?: Ryan y el coordinador defensivo Marty Mornhinweg están dando a Smith la paciencia para que se consolide como quarterback del equipo, pese a contar con Michael Vick en la nómina.

Los Jets no han llegado a las últimas tres pretemporadas, de modo que hay presión para que Ryan mejore el desempeño del año pasado, cuando tuvo una foja de 8-8. Aunque Smith ha dado destellos, los Jets no dudarán en colocar a Vick en el terreno si el joven se mete en problemas.

Sin importar quién sea el mariscal, el ataque debería mejorar con las adiciones del receptor Eric Decker y del corredor Chris Johnson.

La línea defensiva de los Jets podría ser una de las mejores de la liga, encabezada por Muhammad Wilkerson y Sheldon Richardson, novato del año 2012 en su unidad. La mayor duda está en la secundaria, donde el cornerback Dee Milliner y el veterano Dimitri Patterson serían titulares pero no lucen en plenitud.

MIAMI DOLPHINS - DOLPHINS CON NUEVA IMAGEN: Miami trata de dejar atrás el escándalo de maltrato y amenazas que estremeció a la franquicia y al resto de la liga.

Joe Philbin ha vuelto como entrenador, pero el gerente general Jeff Ireland fue reemplazado por Dennis Hickey. Una de las preocupaciones principales era dar más tiempo a Tannehill para que entregue el balón a Mike Wallace. Miami permitió 58 capturas de su mariscal, la mayor cifra de la NFL.

El tackle izquierdo Brandon Albert fue contratado para mejorar esa protección. De mantenerse saludable, el corredor Knowshon Moreno debería ayudar en el ataque coordinado por Bill Lazor, otra adición.

El cornerback Cortland Finnegan, quien llegó como agente libre, formaría dupla con Brent Grimes, reforzando una secundaria que fue más bien mediocre en la temporada anterior.

BÚFALO BILLS - BÚFALO HAMBRIENTO: Los Bills no ganan la división desde 1995. Se trata de la sequía más larga que esté vigente en la NFL.

En su segundo año, el entrenador Doug Marrone quiere cortar de tajo con la racha, sobre todo en una campaña llena de incertidumbre sobre quién adquirirá el equipo tras la muerte del dueño Ralph Wilson.

Los Bills adquirieron a Sammy Watkins, Mike Williams, Anthoy Dixon y Bryce Brown para ayudar a que Manuel pruebe su valía. Su evolución se vio frenada la campaña anterior por tres lesiones de rodilla que lo limitaron a 10 partidos.

La defensiva, bajo su nuevo coordinador Jim Schwartz, constituye un punto fuerte del equipo, pese a que el linebacker Kiko Alonso ha quedado fuera por toda la campaña debido a la ruptura de un ligamento de rodilla. Además, el safety Jairus Byrd se marchó como agente libre.

Pronóstico sobre el lugar en que los equipos terminarán la campaña: Patriots, Jets, Dolphins y Bills.

AP