3 de septiembre de 2014 / 03:01 a.m.

Las cosas se hacen de manera distinta en la División Norte de la Conferencia Americana.

Aquí los equipos son pacientes con sus entrenadores y quarterbacks —con la excepción de Cleveland, que parece jugar no sólo en otra conferencia sino en otra liga.

Los equipos de esta división desarrollan un estilo y son fieles a éste, ya sea que ganen o pierdan.

Y eso les ha dado resultados.

La División Norte de la Conferencia Americana viene de una mala campaña, al menos bajo los parámetros del sector más exitoso de la NFL en los últimos seis años. Sólo un equipo llegó a los playoffs, Cincinnati, que cayó en la primera ronda por tercer año en fila.

¿Y cuál fue la respuesta de los Bengals ante esa derrota? Les extendieron los contratos al entrenador y al quarterback.

"Vean algunos de los equipos en el Norte. Tan sólo por la forma en que abordan este deporte son un poco diferentes de otros en la liga", dijo el tackle ofensivo de los Bengals, Andrew Whitworth.

Cincinnati, el campeón vigente de la división, experimentó el menor número de cambios respecto de la campaña anterior, en busca de avanzar por cuarta vez seguida a los playoffs, lo que constituiría un récord de la franquicia.

Los Steelers y los Ravens han ajustado sus planteles, pero mantuvieron su filosofía.

Y la excepción que confirma la regla es Cleveland, donde la única constante son las derrotas.

A continuación, algunos aspectos a los que vale la pena prestar atención en el Norte de la Americana durante la próxima temporada:

LA DIVISIÓN DOMINANTE: Ninguna otra división ha colocado a más equipos en la postemporada en los últimos seis años. Una decena de conjuntos avanzó a los playoffs en ese periodo, dos más que en cualquier otra división.

La racha del Norte, de cinco años consecutivos con más de un equipo en la postemporada, concluyó la campaña anterior.

Los equipos del Norte han llegado al Super Bowl tres veces en seis años y lo han ganado dos en dos ocasiones. El año pasado marcó la primera vez desde la campaña de 2009 en que esta división no logró al menos una victoria en los playoffs.

CINCINNATI BENGALS - LA HORA DE ANDY: Ningún quarterback en la división será más observado que Andy Dalton, quien ha brillado en la campaña regular pero siempre se estrella en los playoffs. Los Bengals le dieron una extensión contractual por seis años pese a su foja de 0-3 en la postemporada.

Dalton se derrumbó en la segunda mitad del partido que Cincinnati perdió por 24-10 ante San Diego la campaña anterior. Los Bengals no han ganado un partido de postemporada desde 1990, y están empatados con la sexta racha más larga de futilidad en la historia de la liga.

"Siento que tengo el respeto de todos", dijo Dalton. "Sí, aquel partido no resultó como queríamos y esa fue una de las razones principales de la derrota".

PITTSBURGH STEELERS - LA PERSONALIDAD DEL "BIG BEN": Los Steelers tuvieron una foja de 6-2 en la recta final para seguir peleando un boleto de playoffs. Sin embargo, finalizaron con 8-8 y se perdieron la postemporada por segundo año consecutivo.

Durante el buen cierre, Pittsburgh dio más libertad a Ben Roethlisberger, dos veces campeón del Super Bowl, en una ofensiva sin reunión. En la próxima campaña buscarían hacer lo mismo.

Sólo siete jugadores quedan del plantel que conquistó su último Super Bowl. Ryan Clark, Brett Keisel, LaMarr Woodley y Larry Foote figuran entre quienes se marcharon con sus anillos.

"Tenemos una tarea urgente", dijo el receptor Lance Moore, uno de los recién llegados. "Sabemos que esta organización no se conforma con un 8-8".

BALTIMORE RAVENS - UNOS RAVENS QUE CORREN: Los Ravens tuvieron una campaña para el olvido un año después de ganar el Super Bowl. Tras superar a San Francisco en febrero de 2013, perdieron al linebacker Ray Lewis, quien se retiró, y ganaron apenas ocho encuentros, con una ofensiva desmadejada.

Joe Flacco lanzó 19 pases de anotación y vio interceptados 22 de sus envíos, además de sufrir 48 capturas, la mayor cifra en su carrera. Ray Rice acumuló apenas 660 yardas y los Ravens ocuparon el 30mo puesto en ofensiva terrestre —fueron últimos en yardas por acarreo.

Han contratado a Gary Kubiak como coordinador ofensivo. Rice se perderá los primeros dos partidos, suspendido tras su detención por un cargo de violencia doméstica.

Kubiak daría a Flacco más movilidad, pero es la ofensiva terrestre lo que decidirá si los Ravens se reivindican tras no clasificarse a los playoffs por única vez desde que John Harbaugh asumió como entrenador en 2008.

CLEVELAND BROWNS - LOS INESTABLES BROWNS: Mientras sus rivales de división muestran apego a sus quarterbacks y entrenadores, los Browns hacen lo contrario. Desde 1999, cuando volvieron a la NFL como un equipo de expansión, han tenido siete entrenadores y 20 quarterbacks titulares.

El último estratega, Rob Chudzinski, duró sólo una temporada antes de ser destituido. Su reemplazo Mike Pettine toma el mando en un equipo que en las últimas seis campañas ha tenido fojas de 4-12, 5-11, 5-11, 4-12, 5-11 y 4-12.

La llegada de Johnny Manziel aviva las esperanzas de que el equipo cuente al fin con un mariscal para el largo plazo. Manziel perdió la titularidad en la pretemporada ante Brian Hoyer, pero llamó la atención nacional por mostrar el dedo medio al banquillo de Washington durante un partido.

Manziel sabe lo que es la frustración de jugar en un equipo tan volátil.

AP