29 de enero de 2014 / 04:11 p.m.

Como todos los aficionados en Nuevo León, las personas de capacidades diferentes también viven con intensidad la pasión del clásico.

Sergio Cervantes es un ferviente seguidor de los Rayados. Su amor por el Monterrey se refleja en la cantidad de fotos y souvenirs de su equipo.

Su colección incluye unas 30 camisetas, gorras, bufandas, vasos, publicaciones, autógrafos, regalos, incluso, recibió la medalla oficial de subcampeón que tuvo Rayados en el Apertura 2005.

Aunque la mayoría de los integrantes de la familia Cervantes Bustos le va a los Tigres, Checo no tiene duda que el Monterrey ganará el clásico 102, este sábado en la cancha del Tecnológico.

"Soy fan de los Rayados, me gusta mucho el equipo, me encanta, tengo muchos amigos que son jugadores del Monterrey", señala Checo.

"Me encantan mucho los Rayados, he conocido a jugadores como El Guille Franco, Jesús Arellano, Baloy, que ya no está en el equipo, de Aldo De Nigris, Walter Erviti y también a Luis Pérez".

-¿Quién va ganar el clásico?

"El Monterrey va ganar 3-1...aquí hay tres personitas que le van a los Tigres, que es mi papá Sergio Cervantes Vega y mis hermanas, pero el Monterrey va ganar", señala con seguridad.

Se llama Sergio Felipe Andrés Cervantes Bustos. Es el reflejo de la alegría y la felicidad que el futbol transmite a la gente en la ciudad de Monterrey, cuando los equipos andan bien.

Además, es un ejemplo de la pasión y el amor de los aficionados hacia su equipo al grado que pidió estar en el velorio de Toño De Nigris (qepd) y en sus oraciones le pide a Dios porque todo esté bien con Omar Ortiz.

Indica que le gusta entrenar y practicar el futbol para tratar de ser en la cancha como Guillermo Franco o Chupete Suazo.

Entre los regalos que conserva con mayor cariño está una camiseta firmada por El Guille, y los pares de guantes que le regalaron hace muchos años Jonathan Orozco y Juan de Dios Ibarra.

Su pasión por el ejercicio y la practica del balompié han contribuido a que no caiga en un sobre peso.

Su amor por los Rayados y por el futbol lo han llevado a integrarse a la sociedad, al grado que trabaja en una compañía de gas.

Checo es un ejemplo de que el clásico incluye a toda la comunidad regiomontana.

TOMÁS LÓPEZ