REDACCIÓN
27 de junio de 2014 / 04:32 p.m.

Cientos de aficionados y medios de comunicación, además de curiosos, se han acercado a la casa de Luis Suárez en las afueras de Montevideo, para mostrarle su apoyo por la suspensión que el aplicó la FIFA por su mordida al italiano Giorgio Chiellini.

En redes sociales ya circulan fotografías de personas que se estacionan a un lado de la carretera que está junto a la propiedad del delantero charrúa, pero hasta ahora no han tenido éxito para verlo de cerca.

Suárez fue suspendido por 9 partidos, quedando fuera de la Copa del Mundo inmediatamente, además de 4 meses sin poder jugar con su equipo Liverpool de la Liga Premier de Inglaterra, y en todo esto tiempo no podrá siquiera ingresar a un estadio de futbol.

El goleador, que estaba a punto de ser traspasado al Barcelona, llegó en la madrugada de hoy a Montevideo y fue recibido por una multitud que lo esperaba en el Aeropuerto Internacional de la capital uruguaya.