2 de febrero de 2014 / 02:28 a.m.

Un centenar de fanáticos de Corinthians, enfurecidos por una derrota por 5-1 ante Santos esta semana, invadieron el sábado el centro de entrenamiento del equipo en Sao Paulo, dijo la policía.

Los energúmenos cortaron una cerca de alambrado y trataron de llegar al lugar donde los futbolistas de Corinthians se aprestaban a entrenarse.

La prensa local precisó que los blancos de sus iras eran los delanteros Alexandre Pato y Emerson Sheik y el técnico Mano Menezes. Los fanáticos se reunieron con Menezes y después se fueron. No hubo heridos.

En una declaración en su cibersitio, el club manifestó repudio por el "acto de vandalismo".

La selección nacional de Irán debe usar ese centro de entrenamiento cuando llegue a Brasil para disputar la Copa Mundial.

AP