20 de noviembre de 2013 / 02:16 a.m.

Monterrey.- El tema de la clonación humana no implica una polémica sobre la integración del alma a un cuerpo, pero conlleva otros dilemas médicos y morales que deberán considerarse desde una perspectiva religiosa, señalaron especialistas en la materia.

El profesor de Providence College, Nicanor Pier Giorgio Austriaco, dijo que entre estos dilemas pueden señalarse la posibilidad de defectos congénitos en un producto, el concepto del clon como un objeto.

Asimismo, el derecho al libre albedrío de un ser creado con algunas expectativas y posiblemente con propósitos definidos.

El docente participó en la Cátedra de Genética y Vida Humana, organizada por la División de Ciencias de la Salud y el Centro de Bioética y Dignidad Humana de la Universidad de Monterrey (UDEM).

La institución privada indicó que el curso, desarrollado en la Sala del Claustro Universitario, abordó el tema "Células madre: esperanza de vida, nuevas fronteras".

Giorgio Austriaco destacó que entre los problemas fundamentales que implica la clonación, está la idea del clon como un objeto, contrario al concepto de humano como seres "no fabricados".

Subrayó que "en el caso de la clonación de órganos deberá cuidarse de no tratar a una persona como un supermercado, reduciendo a los voluntarios a fuente de órganos".

Por ahora, abundó, existe la idea de clonar a alguien porque se le van a designar funciones a desempeñar, pero esto limita tanto su potencial como su libertad; es decir, carecen de capacidad para descubrir quiénes son.

Manifestó que no puede haber incertidumbre sobre la formación de un alma en los cuerpos clonados. "Si hay un conjunto de células organizadas, son humanas, entonces esos organismos están vivos también", expresó.

Sin embargo, apuntó que la tecnología de la clonación es tan básica que "el peligro es que el organismo clonado congénitamente pueda ser defectuoso en alguna forma".

Notimex