17 de octubre de 2014 / 05:06 a.m.

Por contrario que parezca, Fuerza Regia batalló pero ganó 85-84 a las Panteras de Aguascalientes al anotar el boricua Alejandro Carmona los dos tiros libres en los últimos tres segundos del partido efectuado en el gimnasio Hermanos Carreón de la tierra hidrocálida.

Ante un rival de poco poder, que demostró que con coraje y entrega puede complicarle el accionar al líder de la Liga Nacional de Baloncesto Profesional (LNBP), el cuadro regiomontano tuvo una mala actuación que los obligó a pelear los últimos segundos del encuentro.

El duelo estuvo siempre parejo entre las dos escuadras y aunque Monterrey estuvo constante en sus dos primeros cuartos, 20 puntos en cada uno, la reacción de sus anfitriones en los dos períodos complementarios complicó el accionar de los norteños.

Panteras salió decidido a quedarse con el triunfo, mientras que Monterrey mostró errores que deberán mejorar, sobre todo porque se enfrentaron al lugar número 12 de la tabla de posiciones.

En el último minuto el juego estaba empatado a 81 puntos, un triple de Héctor Nungaray y Panteras se va arriba, vendría la reacción con Eugene Phelps con un doble con 36 segundos en el reloj. Nungaray equivocó la estrategia y cometió falta sobre Carmona, quien sentenció con los dos tiros libres la derrota para sus anfitriones.los boricuas Alejandro Carmona de Fuerza Regia con 19 puntos y Ricky Melendez de Panteras con 32 fueron los mejores hombres del partido.

Fuerza Regia deberá cambiar su estrategia y concentrarse más en sus jugadas para sacar mañana la victoria en casa de los  Barreteros de Zacatecas.

Con el triunfo, el cuadro que dirige Lewis Lasalle Taylor puso sus números en seis ganados por una derrota; Panteras está con dos victorias y cinco juegos perdidos.

 

EQUIPO                   1        2         3         4         TT

PANTERAS               17       19       25       23        84

FUERZA REGIA          20       20       24       21        85 

El dato…

Fuerza Regia puso sus números en seis ganados y un perdido dentro de la LNBP.

MARTHA CEDILLO