10 de enero de 2013 / 12:11 a.m.

El director general de los Legionarios de Cristo fue sometido hace unos días a una exitosa cirugía en la que se le extirpó un tumor cancerígeno del cerebro.

 Ciudad de México • El padre Álvaro Corcuera, director general de los Legionarios de Cristo, agradeció las oraciones y muestras de solidaridad y cercanía, luego de que el pasado 3 de enero se le sometiera a una exitosa cirugía en la que se le extirpó un tumor cancerígeno del cerebro; sin embargo, y por decisión de los médicos, recibirá radiación y quimioterapia durante seis semanas.

Los Legionarios de Cristo en un comunicado informaron que el tumor es un glioma de cuarto grado, lo que exige un tratamiento que iniciará dentro de unas dos semanas.

Con la operación, que duró entre 4 y 5 horas en la Clínica Mayo en Jacksonville, estado de Florida, se logró extirpar todo el tumor que estaba bien definido y sin metástasis, pero que era maligno.

Durante los primeros días, luego de la operación se comprobó que el tumor no había dañado sus facultades de modo permanente: reconocía a todas las personas, por lo que el padre Corcuera volvió a caminar sin necesidad de apoyo y a conversar; sin embargo, "se detectaron algunos daños en la vista que, según los médicos, se irían corrigiendo paulatinamente".

Los Legionarios explican además que el director general "ha estado acompañado de forma permanente por su hermano y sus hermanas, quienes se desplazaron desde México hasta Jacksonville, y por dos sacerdotes legionarios de Cristo (Jeremy Lambert y Kevin Meehan)".

El padre Corcuera "ha recibido las noticias con entereza y serenidad, uniéndose a todos los enfermos, especialmente a los legionarios y miembros del Regnum Christi que viven una situación delicada de salud, ofreciendo con ellos sus dolores por la iglesia y agradeció de corazón las oraciones y las muestras de apoyo y cercanía".

El padre Corcuera fue ingresado el pasado 30 de diciembre a un hospital en Connecticut, luego de unos fuertes dolores de cabeza, desde donde fue trasladado a Florida.

En octubre había solicitado un periodo de descanso que le fue concedido por el Delegado Pontificio, Cardenal Velasio De Paolis, mientras tanto, ejerce las funciones de Director General el Padre Sylvester Heereman.

EUGENIA JIMÉNEZ