GUSTAVO MENDOZA LEMUS
30 de agosto de 2013 / 04:09 p.m.

Monterrey • La historia de Como agua para chocolate está ambientada en una comunidad del norte de México durante el paso de la Revolución, un argumento local. Pero desde un comienzo se buscó que tuviera una trascendencia universal para que triunfara en el extranjero, relató su director Alfonso Arau.

 

“Una madre abusiva frente a una hija rebelde, qué historia más universal quieren, eso pasa en todo el mundo”, expresa.

 

En la sexta edición del Día de la Industria, convocado por el Festival Internacional de Cine de Monterrey, Arau y el catedrático Víctor Orozco charlaron con un auditorio de 50 personas, en su mayoría jóvenes, quienes desean involucrarse en el mundo del cine.

 

A ellos Arau -actor, director, guionista y cantante- recetó una serie de “tips” a los interesados a involucrarse en el cine.

 

La charla fue moderada por Cristina Venegas, y en ella se habló sobre uno de los retos del cineasta en la actualidad: el conseguir los recursos para echar andar el proyecto.

 

Siempre de manera amena Alfonso Arau recordó cómo consiguió, junto con Víctor Orozco, el financiamiento de dos millones de dólares para arrancar la filmación.

 

“Con el guión todos nos rechazaron... regresé a México y empeñé mi casa, a mi abuelita y con eso hice la película; la llevé otra vez a los distribuidores y otra vez me la rechazaron, ya terminada”.

 

Otra de las recomendaciones que el cineasta ofreció fue ver al cine como una industria, y no sólo como arte. Instó a los presentes a formar su propia empresa para tener mayores oportunidades de conseguir financiamiento.

 

Les recomendó que sus proyectos siempre tengan una referencia a México: “Como agua… fue pensada para romper la frontera del nopal, para que se viera en todo el mundo”.

 

Si de todas formas el proyecto no funciona o la cinta no obtiene buenas críticas, también hubo consejo: “Pues si no funciona no hay más que retirarse de la dirección y dedíquense a otra cosa”.

Al blu ray

Como agua para chocolate, la octava cinta extranjera más taquillera en Estados Unidos, cumple 20 años en este 2013 y con este motivo se prepara su lanzamiento a finales de año en formato blu ray.

 

“Lo están trabajando para sacarlo en el blu ray, están haciendo una remasterización para que la fotografía maravillosa de (Emmanuel) Lubezki se vea todavía más bonita”, explicó el cineasta.