6 de abril de 2014 / 09:36 p.m.

El técnico del Espanyol, el mexicano Javier Aguirre, consideró que el 4-1 encajado en el Sánchez Pizjuán "fue excesivo castigo", ya que su equipo "dio la cara hasta el minuto 85", cuando los locales marcaron el 3-1, aunque reconoció que "el Sevilla fue justo vencedor" y no le quita "méritos" a su victoria."Fue demasiado castigo. Hasta el minuto 85 dimos la cara, porque íbamos 2-1 y tuvimos nuestras opciones", recalcó el técnico mexicano, que no quiso "quitar méritos al Sevilla, un rival de mucha entidad y de respeto", y al que deseó "suerte para el jueves" ante el Oporto, en la Liga Europa, "al ser un equipo español".Aguirre no cree que hayan perdido las opciones de clasificarse para Europa, pero puntualizó, en alusión a la permanencia: "Primero, tenemos que hacer nuestro trabajo, que aún no ha terminado. Tenemos diez equipos por debajo, no estamos sobrados de nada, hay que seguir empujando y al final se harán las cuentas", recalcó.Añadió que "el 1-0, dentro de lo malo, estaba bien" porque estaban "compitiendo, pero luego vino el 2-0" y tuvo que cambiar a Abraham González, con molestias en un tobillo desde "el primer mano a mano con Beto" en el que pudieron "ponerse por delante", y subrayó que los no habituales que jugaron hoy, hicieron "un buen partido".Para el entrenador espanyolista, "Germán Parreño, Raúl, Sidnei, estuvieron bien", además de que está "muy contento con los veintidós jugadores" de su plantilla, aunque admitió: "Si te hacen cuatro, efectivamente el equipo estuvo mal en defensa, porque los partidos duran noventa minutos, no 85"."El derbi quedó aparcado. Hoy en Sevilla, pese a las bajas, el equipo estuvo compitiendo hasta el 85, incluso perdiendo. El Sevilla fue superior en algunos momentos, pero tuvimos nuestras opciones y hay que seguir peleando", insistió.Aguirre negó que estuviera "enfadado con la actuación arbitral", dijo que protestó "porque resucitaron viejos fantasmas de que desaparecían los balones, pero se solventó", y comentó sobre el posible penalti que reclamaron sus jugadores en la primera parte que le pilló "muy lejos" y que no va a "valorar al árbitro", pues no lo ha "hecho en 38 años".Concluyó deseándole "suerte al Sevilla para el jueves" y consideró que, aunque será "difícil", "puede remontar, tiene calidad individual y trabaja colectivamente muy bien, Emery tiene al equipo muy asentado", además de que él siente "especial aprecio por este club y esta gente", aunque "como rivales" va "a muerte".

AGENCIAS