Notimex
9 de abril de 2013 / 12:46 p.m.

 Los trabajos de rescate los restos de un Mammuthus colombi, descubiertos de manera fortuita el año pasado por pobladores de Santa Ana Tlacotenco, Milpa Alta, presentan un avance de 70 por ciento, informó ayer el Instituto Nacional de Antropología eHistoria (INAH).

A través de un comunicado, explicaron que trabajan para sacar los enormes huesos del animal extinto de entre las cenizas que dejó una erupción volcánica hace 10 mil o 12 mil años.

Hasta el momento, añadió, se han localizado la defensa, parte del cráneo, una rama mandibular, costillas y vértebras, parte de las patas delanteras y de las escápulas, y los expertos confían en que debajo pueden encontrar las partes del esqueleto que faltan.

El instituto destacó que se trata del primer mamut que registra la arqueología en dicha región de la capital del país, y se excava a través de un proyecto de investigación en el que se aplican por primera vez en América Latina métodos magnéticos, eléctricos y de georradar en la paleontología.

Con la ayuda de dichas técnicas comúnmente utilizadas en las excavaciones arqueológicas para detectar elementos arquitectónicos se ahorró tiempo en la investigación y se determinó antes de comenzar la excavación, la magnitud del hallazgo, destacó.

Conforme el equipo de arqueólogos y paleontólogos comenzó a quitar la tierra de tepetate, encontró cenizas y a un metro de profundidad, dentro de una barranca, empezaron a desvelarse los huesos del animal: un mamut de las praderas, macho y adulto joven, de unos 30 años al morir.

Indicó que los restos encontrados hasta la fecha representan un 35 por ciento de los huesos del mamífero; hasta ahora se tiene liberado 70 por ciento de los huesos encontrados pero los especialistas piensan que debajo pueden encontrar las partes del esqueleto que faltan.

Resaltó que la expectativa que ha causado el desentierro del mamut de Santa Ana Tlacotenco es grande; durante las vacaciones de Semana Santa los especialistas fueron visitados por un promedio de 100 personas cada día, procedentes de los pueblos cercanos, así como de Xochimilco y de Tláhuac, a quienes les explicaron con detalle la anatomía del animal extinto.

La investigación es realizada de manera conjunta entre el INAH y el Instituto de Investigaciones Antropológicas (IIA) de la UNAM, con el apoyo de la delegación.

Explicaron que comúnmente se localizan piezas aisladas del esqueleto de esos animales y señalaron que rara vez se encuentra un ejemplar así, pues es uno de los más completos hasta ahora hallados en la Cuenca de México.

Joaquín Arroyo, especialista en mastofauna cuaternaria, detalló que no se habían descubierto restos de mamut en sitios tan altos, por lo que este ejemplar los ha hecho evaluar otras posibilidades.