9 de julio de 2013 / 01:44 p.m.

Chile• El tratamiento, control y disminución de los casos de cáncer en América Latina (AL) resulta complejo y una difícil labor debido a que los sistemas de salud, como en el caso de México, carecen de censos confiables, infraestructura y especialistas, así como programas certeros para afrontar el problema, advirtió el doctor Carlos Barrios, profesor del Departamento de Medicina de la Universidad Pontificia Católica du Río Grande de Sul en Brazil.

Aunque los sistemas de salud en AL han progresado, persisten obstáculos para la atención de enfermedades crónicas y no transmisibles.

Por ello, aseveró, es particularmente difícil satisfacer las necesidades para el tratamiento del cáncer, incluyendo la prevención o detección temprana; el diagnóstico, tratamiento, rehabilitación y seguimiento; además de la supervivencia y los cuidados paliativos.

Los sistemas de salud fragmentados, asociados a enfermedades en etapa avanzada, causan retrasos en el diagnóstico y, por consecuencia, en el inicio del tratamiento, además contribuyen a la alta tasa de mortalidad.

Señaló que la baja tasa de detección, las derivaciones tardías y el hecho de no buscar ayuda médica cuando comienzan los síntomas son otros factores para que el cáncer de mama, de cuello uterino y gástrico se presenten en etapa avanzada.

La plena integración de las iniciativas verticales —es decir, la administración, el financiamiento, la prestación de los servicios y la generación de recursos —en los sistemas de salud pre- existentes no se logra todavía, pero si se consigue podría mejorar la atención del cáncer.

Un obstáculo clave, abundó, es la falta de un plan nacional integrado para la atención del cáncer que incluya un tratamiento integral y programas de prevención.

Al presentar el diagnóstico de The Lancet Oncology America Commission, el especialista precisó que aunque países como México han desarrollado modelos alternativos y se esfuerzan por lograr una mejor atención universal de salud a través del Seguro Popular (SP), los pendientes son muy altos ante las demandas de atención.

“AL no está bien preparada para hacer frente al alarmante aumento en la incidencia de cáncer y las desproporcionadamente altas tasas de mortalidad en comparación con otras regiones del mundo, lo que señala la magnitud del problema entorno al cáncer “, informó.

En México existe “una reforma por medio de la integración del seguro de salud que está realizando una cobertura universal para las poblaciones pobres no que no cuentan con el apoyo necesario. Además se han hecho innovaciones en los sistemas de atención que comparten aspectos del Seguro Popular mexicano en Colombia, Perú, República Dominicana y Chile.

Según la Evaluación de la Capacidad del Programa Nacional de Control del Cáncer, llevada a cabo por la OMS y el Organismo Internacional de Energía Atómica en 2009, los países de América Latina que tienen en preparación planes nacionales contra esta enfermedad son Bolivia, Honduras, Nicaragua, Panamá, Colombia, Costa Rica, Cuba y Guatemala, Perú, El Salvador y Uruguay; mientras Brasil ya tiene uno a nivel estatal.

Países como Argentina y Chile tienen planes para tratar determinadas neoplasias malignas, como cáncer de mama.

México está preparando un plan nacional para abordar el control de todos los cánceres, ya que la mayoría de ellos se centran en el de mama, de cuello uterino y pediátricos. Además los países latinoamericanos han incluido la prevención de esta enfermedad con medidas contra el tabaco y la obesidad.

En AL y la región del Caribe se estima que para 2030 se diagnosticarán 1.7 millones de caso de cáncer , y que más de un millón de muertes tendrán lugar cada año por el sedentarismo, hábitos alimenticios, el tabaco, consumo de alcohol, entre otros. “Para el 2020, se estima que más de 100 millones de personas mayores de 60 años vivirán en AL y el Caribe, y que la mitad vivirá más de 80 años”.

BLANCA VALADEZ