12 de noviembre de 2013 / 02:47 p.m.

Expertos estadounidenses han hecho sonar la alarma sobre una cepa de malaria resistente a los medicamentos en varios países del sudeste de Asia, lo que pone en peligro los grandes avances mundiales logrados contra la enfermedad, que mata a más de 600.000 personas al año.

Aunque esta enfermedad transmisible reclama a la mayoría de sus víctimas en África, son las naciones a lo largo del río Mekong donde ha surgido la mayor amenaza a su tratamiento.

La resistencia al tratamiento de primera línea artemisina surgió en la frontera entre Tailandia y Camboya en 2003, desde entonces se ha confirmado en Vietnam y Myanmar. También se ha detectado en el suroeste de China y se sospecha que también existe en lugares como Guyana y Surinam.

El Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales opina que pudiera convertirse en una catástrofe de salud porque no hay ningún nuevo medicamento contra la malaria en el horizonte.

AP