23 de abril de 2014 / 04:49 a.m.

El primera base dominicano confirmó que ha encontrado de nuevo su mejor toque con el bate y cumplió el gran objetivo individual de esta nueva temporada, que era llegar a los 500 jonrones como profesional.

Ahora ya liberado de esa presión de nueva marca, Pujols ya adelantó que se centrará en el próximo "hito" histórico de su brillante carrera.

Pujols se convirtió en el vigésimo sexto pelotero de la historia de las Grandes Ligas que alcanza los 500 jonrones, durante un partido en el que pegó dos cuadrangulares.

El primera base dominicano de los Angelinos de Los Ángeles, lo hizo ante los Nacionales de Washington, en el partido de interligas que su equipo ganó a domicilio por 7-2.

Nada más comenzar el partido, Pujols conectó un batazo por todo el jardín izquierdo frente al abridor Taylor Jordan, y alcancó los 499 jonrones y repitió la misma medicina en el quinto, sin outs, con el cuadrangular número 500, con el que remolcó un par de carreras.

"Ganamos el juegos, así la sensación es mejor", declaró Pujols. "Sabía que lo iba a lograr este año, sin importar el tiempo, pero mi objetivo fue prepararme todos los días y centrarme en ayudar a que el equipo gane partidos".

Pujols es el primer toletero que pega sus jonrones 499 y 500 en el mismo juego, de acuerdo a las estadísticas que hay actualmente en las Grandes Ligas.

Apenas tres meses después de haber cumplido sus 34 años, Pujols es el tercero más joven en llegar a los 500. Tanto Alex Rodríguez como Jimmie Foxx tenían 32 cuando lo lograron.

Pujols ha comenzado encendido en lo que va de temporada al tener ya ocho vuelacercas en su poder, todos en los últimos 13 encuentros.

"Los jonrones que ha dado este año han sido enormes. El contacto a la bola es perfecto", dijo el jardinero de los Angelinos Mike Trout. "Ese es el Albert (Pujols) al cual estamos acostumbrados. Totalmente sano, ciento por ciento sano".

Jordan, el abridor que recibió el castigo del bate de Pujols con el jonrón histórico número 500, admitió que la velocidad de su lanzamiento no fue la mejor, pero si trató de colocar la bola bajito y a fuera.

"No lo conseguí, creo que traté demasiado en ponerlo en el punto concreto y Pujols fue mejor", declaró Jordan.

Pujols aplaudió al correr rumbo al plato, levantando ambos dedos índices hacia el cielo. Apenas pisó la goma, Pujols recibió el saludo de sus compañeros de equipo, que salieron de la caseta visitante.

Buena parte de los aficionados de Washington le dieron una ovación de pie. Pujols devolvió la gentileza con un saludo con su casco de protección al ingresar a la cueva. Pero volvió a salir para recibir otra ovación.

"Saber que más de 19.000 peloteros han jugado en Grandes Ligas y que sólo 26 han logrado esto es algo bastante especial", comentó Pujols.

Luego de un par de años por debajo de sus estándares habituales con los Angelinos, que siguieron a 11 trascendentales campañas en San Luis, con los Cardenales, un Pujols sano parece dispuesto a recuperar su puesto entre los mejores bateadores del béisbol.

Pujols pegó jonrones el viernes y el sábado en Detroit ante los Tigres y llegó a los 498 y ahora redondeó los 500, un total que sigue siendo un hito pese a que ha perdido algo de su aureola en años recientes debido a que otros jugadores también lo lograron.

De los 26 miembros del club de los 500 jonrones, 11 han alcanzado la marca en los últimos 15 años. Gary Sheffield había sido el más reciente, al dar el 500 el 17 de abril de 2009.

Pero la mayo muchos toleteros de su era han caído bajo la sospecha de doparse, inclusive, a comienzos de años, el comentarista de radio y exjugador de los Cardenales Jack Clark debió ofrecer disculpas y retractarse por unos comentarios que hizo en 2013, dando a entender que Pujols consumió esteroides.

Pujols demandó a Clark por difamación en octubre, pero al final las partes llegaron a un acuerdo fuera de corte.

Después de más de una década de excelencia con los Cardenales, Pujols optó por firmar un contrato de 10 años y 240 millones de dólares, luego de la campaña de 2011 en la que San Luis se proclamó campeón de la Serie Mundial.

De inmediato, los números del dominicano declinaron. Bateó para .285 con 30 jonrones en 2012, excelente producción para muchos otros peloteros, pero el rendimiento más opaco de Pujols en su carrera.

Lo de 2013 fue aún peor, limitado a 99 juegos por culpa de lesiones, sin poder actuar desde el 26 de julio. Acabó con .258 de promedio, 17 jonrones y 64 remolcadas.

Pero el bate de Pujols no pudo permanecer aquietado tanto tiempo y ahora ya está camino de conseguir una nueva marca que lo haga todavía más leyenda.

AP