13 de enero de 2013 / 10:31 p.m.

México • La exposición "Frida y Diego. Testimonios de una vida", que a partir de fotografías en blanco y negro abunda en la vida de esta pareja de artistas, ha recibido en siete meses cerca de 132 mil visitantes en el Museo Dolores Olmedo (MDO) de esta ciudad.

La muestra que desde junio pasado se presenta en este espacio cultural y con la que se conmemora el aniversario luctuoso y natalicio de Frida Kahlo, ha dejado un buen sabor de boca al público de todas las edades.

Según información del área de prensa del recinto, en las salas "Roberto Hernández" y "Claudia Madrazo" se exhibe una selección de fotografías, que transporta al visitante a la intimidad de la vida de ambos artistas. Las imágenes, recrean parte de la vida cotidiana de estos pintores e invitan a descubrir su lado humano.

Dichas placas revelan diversos pasajes de la historia de ambos pintores, tanto en su desarrollo artístico, así como en su vínculo y amistad con intelectuales de México y otros países.

Entre algunas de las escenas más emblemáticas, destacan las relacionadas con la infancia de Rivera y Kahlo, la serie de fotos tomadas por Nickolas Murray durante la estancia de Frida en el hospital y el desarrollo del muralismo de Rivera.

Se trata de retratos y fotografías que ilustran la infancia de cada uno de los pintores, imágenes que recolectan sus vivencias como pareja, realizando viajes, fotografías con familiares entrañables, con amigos intelectuales de México y el extranjero como Trotsky y André Bretón.

Frida y Diego besándose apasionadamente en los jardines del hoy Museo Casa Azul, un beso más luego de contraer matrimonio, Frida sentada y pintando a su padre y otras imágenes más de la artista pintando en cama luego de su accidente de piernas, son algunas de las fotografías que se exhiben.

Ambos creadores dejaron un testimonio en papel que plasma el estilo de vida de los dos, pero lo que es todavía más enriquecedor de estas imágenes es el reflejo de su personalidad y el notable cambio de ella a través del tiempo, con sus respectivos altibajos, que lo mismo proyectan sus gustos, placeres, trabajos, ideales y demás anécdotas y datos curiosos de los que uno como espectador se puede enterar.

Esta es la primera vez que se exhiben fotografías personales de Frida y Diego después de más de 50 años de su muerte.

Según el Museo Dolores Olmedo, la muestra permanecerá abierta una "larga temporada" más, en el espacio situado en Xochimilco, en el sur de esta metrópoli.

NOTIMEX