29 de abril de 2014 / 10:02 p.m.

El defensa de Pumas de la UNAM, Alejandro Palacios, aseguró hoy que no va a cambiar su forma de jugar en la liguilla del Torneo Clausura 2014 y rechazó que sufra persecución de los árbitros, de quienes, dijo, "son muy buenos".

El "Pikolín" Palacios es considerado un futbolista que juega al límite de lo permitido, es considerado por varios compañeros de profesión como un provocador, mientras los árbitros lo amonestan seguido por reclamar sus decisiones.

"Siempre voy a jugar con la misma garra, el mismo corazón, tengo que ser más inteligente en ciertas acciones, respetar el arbitraje, pero es imposible cambiar mi forma de jugar, es mi temperamento que me heredó mi padre y son cosas que no puedo cambiar", expresó.

De los silbantes declaró que "los jugadores debemos dejar trabajar tranquilos a los árbitros. Creo que el nivel del arbitraje del futbol mexicano es muy bueno, se cometen errores como los cometemos todos, pero no se hace con ninguna mala intención".

Luego afirmó que "no hay persecución, es más, tengo ahí amigos, estoy haciendo mi curso (de entrenador en el Centro de Capacitación) y ahí es donde los veo".

Pumas de la UNAM visita el jueves a Pachuca y el domingo será anfitrión por el pase a la ronda semifinal, por el campeonato del futbol mexicano de la Primera División.

NOTIMEX