20 de abril de 2013 / 02:34 p.m.

Cancún • Las autoridades sanitarias incumplieron con la disposición del Consejo Nacional de Vacunación (Conava) lanzada hace un año: ante el alarmante resurgimiento de contagios de tos ferina, administrar la vacuna a embarazadas para proteger a dos millones de mujeres en gestación y así evitar que contagien a los bebés.

La farmacéutica Sanofi tiene listas 600 mil dosis, pero debido a que no completa la cantidad que se necesita no se ha podido establecer un convenio con el gobierno federal, se informó en la Cumbre Sanofi que se realiza en Cancún, Quintana Roo.

Sarbelio Moreno, director de Infectología del Hospital Infantil de México, y Patricia Cervantes, directora médica de Sanofi, recordaron que el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Pablo Kuri, informó la resolución del Conava en el sentido de aplicar vacunas para proteger a las mujeres embarazadas. Sanofi, uno de los laboratorios productores de la vacuna, tiene disponibles para México apenas 600 mil dosis.

A principios del año, al hacer el gobierno federal la recomendación de vacunación universal, se abrió un proceso de licitación; sin embargo, debido a que no se tienen todas las dosis se decidió aplazar el programa hasta completar los dos millones de vacunas para embarazadas y no empezar a hacerlo a medias.

Sin embargo, no hay un laboratorio en el mundo que sea capaz de producir el número de vacunas necesarias para la demanda que existe a escala mundial.

De acuerdo con Cervantes, hasta el momento está suspendido el proceso de adquisición de las 600 mil dosis disponibles para incluirla en la Cartilla Nacional de Vacunación.

Durante la Cumbre Sanofi, que reúne a mil 200 médicos y 100 conferencistas, se recordó que en 2013 la Secretaría de Salud iba a destinar un presupuesto específico para la compra de la vacuna, pero debido a la falta de abasto no ha arrancado la campaña.

También se destacó que la alerta del brote de tos ferina sigue vigente. Se trata de una enfermedad que se creía bajo control y que ahora ha resurgido con fuerza. Tiene como síntomas gripe, fiebre, vómito, anemia, taquicardia e hipertensión, e incluso llega a afectar el corazón y a colapsar los pulmones.

La bacteria creció en 90 por ciento en los últimos cinco años en México, Venezuela, Colombia y Argentina.

Tratamiento inadecuadoAsimismo, se resaltó que, además de la falta de la vacuna, otra realidad es que, salvo algunos institutos como el Nacional de Referencia Epidemiológica de Nutrición y Pediatría, se carece de la tecnología y capacitación necesarias para detectar la tos ferina y darle a los pacientes el tratamiento adecuado, quienes reciben por desconocimiento terapias de antibióticos que agravan la enfermedad y pueden causar la muerte.

La tos ferina no está erradicada en ninguna parte del mundo y estaba considerada como una enfermedad de baja prevalencia. Sin embargo, desde hace más de una década los países, junto con la Organización Mundial de la Salud, comenzaron a detectar casos inusuales y brotes epidemiológicos que llevaron a modificar los criterios sanitarios; es decir, ya no solo hay que vacunar a los menores de edad, sino también a los adolescentes y adultos, porque se comprobó que la protección contra esa bacteria deja de tener efectividad 10 años después de su aplicación.

Los brotes de tos ferina, abundó Moreno, se dieron en Estados Unidos; uno de ellos fue en Texas, con 11 mil casos comprobados en 2011, y otro en Washington, con más de 50 mil casos en 2012, sobre todo entre la comunidad latina.

El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Atlanta analizó los casos de América Latina, luego de que en Chicago se detectaran nueve mil casos en 2010.

“Nuestro vecino del Norte, más que ser un espejo de lo que sucede en México, representa una alerta preocupante (…) Allá hay cultura y conciencia sanitarias, de atención inmediata; en nuestro país la bacteria se reduce a una tos perseverante, misma que se contagia con gotitas de saliva y que puede resultar mortal tanto para bebés como para adultos. Se trata de una enfermedad que se presenta todos los sectores sociales, desde pobres hasta niveles con poder adquisitivo”, dijo Sarbelio Moreno.

Ahora la industria farmacéutica se encuentra contra la pared. No solo México ha solicitado dosis, sino también Argentina, Venezuela, Perú, Ecuador, Brasil, Uruguay y Chile.

La tos ferina, como se denomina a la bacteria llamada Bordetella Pertussis, se contagia a los menores por la madre y demás personas que lo rodean, por vía aérea, estornudos y saliva. Lo preocupante es que la mayoría de los que infectan fueron vacunados a la edad de cinco años, y esa inmunización ya perdió efectividad 10 años después.

La tos ferina dura hasta 40 días. Se estima, de acuerdo con los especialistas, que la enfermedad contagia hasta 50 millones de personas y provoca la muerte de 200 mil cada año.

Por otro lado, la estrategia de la Fundación Panamericana de la Salud y Educación consiste en movilizar recursos con los países de América Latina para vacunar a toda la familia, capacitar al personal de salud y modificar los esquemas de inmunización. Asimismo, se realizará el Día Latinoamericano contra la Pertussis en septiembre, pero aún falta definir el día.

Además se tiene planeado comenzar con un proceso para notificación a través de la páginawww.americalatinasinpertussis.com de adolescentes con el mal, y también del personal médico que también es una fuente importante de contagio.

ClavesPersonas infectadas

La Secretaría de Salud informó que en los tres últimos años y hasta mayo de 2012 se reportaron mil 621 personas infectadas, de las cuales 78 por ciento tenía menos de un año de edad.

La tos ferina es causada por la bacteria Bordetella pertussis, la cual fue descubierta hace 106 años por el científico belga Jules Jean Baptiste Vincent Bordet.

Los primeros síntomas aparecen de siete a 10 días después de la infección, y se presenta en forma de tos, con fiebre y catarro. Esta es una enfermedad grave que puede causar discapacidad permanente en los bebés e incluso la muerte.

 — BLANCA VALADEZ