JESÚS HERNÁNDEZ
24 de abril de 2014 / 01:01 a.m.

En la jornada 7 del Clausura 2012 entró de cambio por René Zamora. Sus primeros pasos como profesional con la rojinegra los dio en el Volcán y el sábado en ese mismo estadio pudiera ser su último juego con los Zorros, pues sus derechos federativos le pertenecen a los de San Nicolás de los Garza.

Alfonso González, volante del Atlas, regateó a la prensa de cara a este compromiso, pero aceptó un mano a mano con La Afición y afirmó de manera categórica que él no se ve defendiendo, de momento, la camisa de Tigres.

"Es un gran equipo, pero en este momento estoy aquí y en mi mente no está pensando en otras cosas, aún tenemos la oportunidad de llegar a la Liguilla, pero primero tenemos este partido".

El miedo principal de parte de Ponchito González es que su carrera se estanque como le ha pasado a otros jugadores que han ido a Tigres y luego no juegan, además que su meta inmediata del tamaulipeco es la de dar el salto al futbol de Europa.

"Claro yo estoy agradecido de estar acá y poder portar la camiseta rojinegra. Me gustaría salir a Europa algún día, pero por lo pronto quisiera quedarme acá".

¿Estás preparado si después de quedar eliminado con Atlas te dice que te presentas con Tigres?

"Sólo pienso en el partido del sábado, mi mente está puesta en el Atlas, todavía nos queda dar un gran paso y ojalá que podamos meternos a la Liguilla, ya después veremos qué pasa".

La situación es así, Ponchito González fue vendido por la antigua directiva en 15 millones de pesos y cuando llegaron los nuevos dueños, Televisión Azteca, ni enterados estaban de esta venta, igual que Alfonso González, pero el jugador dice que aún tiene contrato con los Zorros por dos años más.

"Fue algo que me sorprendió cuando llegué acá, aunque yo tengo contrato vigente de dos años más con el equipo, no tengo cabeza para otro equipo".

¿Qué significaría para ti marcarle un gol a los Tigres en el Volcán?

"Ahí me tocó debutar como profesional y lo más bonito del futbol es poder anotar y espero que me toque seguir apareciendo en el marcador y si no, de menos sacar los puntos. Es una gran emoción y motivación el jugar con un estadio lleno, eso es muy padre".