12 de enero de 2014 / 10:20 p.m.

El segundo entrenador del Espanyol, Alfredo Tena, encargado de dirigir al equipo ante la sanción del primer técnico, el mexicano Javier Aguirre, ha confesado que "nunca puedes estar satisfecho tras una derrota porque no entra jamás en lo que quieres".

El gol en contra ha llegado a balón parado, de la mano de Pepe en el minuto 55, una situación que el cuerpo técnico intentará corregirlo. "Fue un despiste. Lo hemos trabajado durante la semana. Aguirre pedirá alguna explicación porque estaba perfectamente contemplado", ha dicho.

De todas formas, Tena ha asegurado que el 0-1 no pasará factura al equipo en la Copa del Rey, este miércoles ante el Alcorcón en Cornellà-El Prat: "Los muchachos no están contentos, pero no les veo deprimidos. Pelearon y compitieron y van a estar con toda la motivación para la Copa del Rey".

Cuestionado sobre si sería un fracaso caer en la Copa, Tena ha contestado afirmativamente. "Creo que sí, pero nuestra prioridad es la Liga y no podemos exprimir a lo jugadores, aunque nos interesan las dos competiciones", ha apostillado.

La derrota también permite sacar conclusiones positivas. "El equipo fue honesto, solidario y encontramos muchos movimientos con Torje y Córdoba que nos van a seguir en los siguientes partidos. Álex Fernández nos gustó, está levantando la mano para ser titular", ha apostillado.

El mexicano no cree que el equipo acabara agotado "físicamente", simplemente "fuimos superados por un equipo mejor". A nivel personal, Tena se ha mostrado ilusionado por haber dirigido al equipo: "Me gustó realmente. El grupo transmitió energía y eso se te mete en el cuerpo también". 

AGENCIAS