23 de enero de 2014 / 01:15 a.m.

Las autoridades olímpicas de esas naciones, acostumbradas a las amenazas e incluso los ataques terroristas, no obstante, no se han tomado en serio las amenazas más recientes, que consideran un fenómeno bastante común en la víspera de grandes acontecimientos.

Algunos legisladores estadounidenses no parecen tan seguros. Dicen que Rusia no está haciendo lo suficiente para garantizar la seguridad de la justa a llevarse a cabo del 7 al 23 de febrero, no muy lejos de una insurgencia islámica con la que el aparato de seguridad ruso lidia desde hace dos décadas.

En todo caso, de haber ataques, los sitios que más peligro correrían son probablemente las localidades que quedan afuera del férreo cordón de seguridad de los juegos. Atacantes suicidas hicieron detonar bombas a pocos cientos de kilómetros el mes pasado y líderes de la insurgencia islámica han alentado a sus partidarios a atacar blancos en Sochi, un proyecto en el que el presidente ruso Vladimir Putin ha invertido mucho dinero y prestigio.

Las amenazas reportadas el miércoles parecen menos graves.

Fueron divulgadas primero por autoridades deportivas húngaras, que dijeron haber recibido un correo electrónico en ruso y en inglés con amenazas dirigidas a los deportistas húngaros.

Resultó que varios comités olímpicos europeos habían recibido mensajes similares a los que no les dieron importancia y que no los habían reportado, incluidos los de Gran Bretaña, Italia y Austria.

El Comité Olímpico Internacional dice que se toma muy en serio las amenazas, pero que "en este caso pareciera que el correo electrónico enviado al comité olímpico húngaro no tiene amenazas y parece ser un mensaje al azar de un miembro del público".

El presidente del COI Thomas Bach, en tanto, reiteró su confianza en las fuerzas de seguridad rusas y dijo que "están haciendo todo lo posible para organizar los juegos de una manera segura".

Los húngaros dijeron haber recibido un mensaje de los organizadores de los juegos diciendo que "el correo electrónico enviado a su dirección no es real".

En Estados Unidos varios legisladores expresaron el domingo inquietud por la seguridad de los estadounidenses en Sochi y dijeron que los rusos tienen que cooperar más.

El ministerio de relaciones exteriores francés, por el contrario, dijo que no emitirá alertas de terrorismo para las personas que viajen a Sochi.

Rusia ha tomado medidas de seguridad sin precedentes en eventos deportivos, incluido el despliegue de unos 100.000 policías y soldados.

AP