NOTIMEX
4 de mayo de 2014 / 04:15 a.m.

Gracias a sus goles como visitante, Santos Laguna eliminó al América tras derrotarlo anoche 3-1 (6-6 global), para avanzar a semifinales del Clausura 2014. Este domingo conocerá a su rival.

Con paciencia y dramatismo, la escuadra lagunera logro la hazaña y remontó una desventaja que parecía cómoda para las Águilas, que llegó al Corona siendo defensivo y terminó desesperado al ataque, con un cierre cardiaco.

El partido

Santos Laguna cerró la primera mitad arriba en el marcador con autogol de Juan Carlos Valenzuela al minuto 27, ante un América que sólo hasta entonces dejó de dedicarse sólo a defenderse y adelantar líneas.

El equipo de casa presionó desde el arranque, se hizo del balón y buscó proponer, en ocasiones con balones largos. A los 7 minutos, en jugada con Darwin Quintero, Oribe sacó remate entrando al área, pero pasó a un lado del arco defendido por Moisés Muñoz.

América salió con reserva, a la espera del momento adecuado para atacar en contragolpe, mientras que en defensa ocupó línea de tres centrales, se echó atrás descaradamente, contrario a lo que se esperaba.

Santos poco a poco se acercaba al arco de Muñoz, Rodolfo Salinas puso a los 12’ el tiro centro amenazante, que la zaga logró desviar.

Al 14’, en gran jugada de Oribe Peralta por el centro, logró puntear, el arquero desvió y con la cabeza sacó la defensa. Los laguneros mantenían la presión y los visitantes no conseguían fraguar el contragolpe.

El árbitro Roberto García se hacía sentir con marcaciones favorables a las Águilas, eso comenzaba a causar molestia en los jugadores laguneros.

Pero con todo eso, Santos seguía taladrando, con triangulaciones y así fue como al minuto 27 abrió el marcador, cuando Carlos Darwin entró al área por sector izquierdo, se llevó a tres rivales, hizo pared con Oribe y antes de que el colombiano rematara al arco, Juan Carlos Valenzuela punteó el balón y lo metió en su propio arco para el 1-0 (5-4 global).

Santos se ponía a un gol de estar en semifinales,  América no daba una y por eso Antonio Mohamed no aguantó más y sacó al autor de autogol para meter a Luis Mendoza, con lo cual buscaba salir del hoyo.

Mendoza hizo el primer disparo de América al arco al 38’, tratando de sorprender a Oswaldo, pero el capitán contuvo sin problemas. Los emplumados ya atacaban a cambio de dejar espacios al cambiar a línea de cuatro.

En la reanudación, Carlos Darwin metió un disparo al 47’ que rechazó Muñoz; América respondió con un remate de Mendoza de ‘palomita’, que salió directo a las manos del arquero santista.

Los visitantes trataban de mejorar, tener mayor presencia en el área lagunera, buscando más con individualidades que en juego de conjunto.

Al 55’, Oribe fue derribado dentro del área, pero el silbante marcó falta del ‘Cepillo’ sobre Mosquera.

Los minutos pasaban, se venía la presión al equipo de casa, América hacía tiempo y cerca tuvo el empate con el recién ingresado Andrés Andrade, quien sacó tiro centro al que no llegó Jiménez.

Pedro Caixinha comenzó a reforzar su ataque al 68’ con el ingreso de Rentería por Salinas, pero no estaba generando llegada y estaba expuesto a la contra.

Sobre el minuto 82, Oribe Peralta se quitó a Mosquera, quedó franco ante Muñoz, remató con potencia y el arquero rechazó con las manos.

Pero al 83’, en saque de esquina por derecha, Darwin puso el balón en el área, Herrera cabeceó, Muñoz rechazó en corto y Ribair Rodríguez llegó para empujar para el 2-0 que además emparejaba el global, con lo cual avanzaban los laguneros.

Pero no fue todo, ya que al 86’, Andrés Rentería se escapó por el sector izquierdo, entró al área, encaró a Mosquera, hizo un recorte hacia adentro para sacar disparo que incrustó en el ángulo superior izquierdo para el 3-0.

América, con todo y su desesperación, se fue al ataque y tomó mal parada a la zaga lagunera, Jiménez prolongó con la cabeza para Ríos, quien por el sector derecho del área le puso un balón con ventaja a Rubens Sambueza, quien empujó al fondo de la red con tranquilidad para poner el 3-1 al 89’.

Ahora los capitalinos estaban a un gol y no lo consiguieron porque Pablo Aguilar se lo perdió, falló solo ante el arquero, tirando a un costado. Fue un cierre cardiaco, la última jugada fue un tiro de esquina, Moisés Muñoz se fue a rematar, pero la defensa resolvió y no hubo más, Santos está en semifinales y América de vacaciones.