27 de junio de 2014 / 12:19 a.m.

La primera ronda de la Copa del Mundo se saldó con un abrumador dominio del continente americano, que metió a ocho de sus 10 equipos en los octavos de final por primera vez en la historia del campeonato.

Mientras Luis Suárez tendrá que cumplir una sanción que lo descarta para lo que resta del Mundial y Cristiano Ronaldo se despidió con más pena que gloria de un torneo que se le convirtió en un suplicio, el alemán Thomas Mueller confirmó que a él si se le da muy bien la máxima cita del fútbol.

La jornada restableció algo del alicaído prestigio europeo con el cierre de los grupos G y H. Alemania derrotó 1-0 a Estados Unidos, aunque ambos equipos se clasificaron, y Bélgica superó por el mismo marcador a Corea del Sur.

Alemania enfrentará a Argelia y Bélgica a Estados Unidos en la segunda ronda.

También trajo reivindicación para Africa, que por primera vez tendrá dos representantes en los octavos de final después de la clasificación de Argelia gracias a su empate 1-1 con Rusia. Nigeria es la otra selección que avanzó de esa región.

Los tres técnicos italianos —Fabio Capello (Rusia), Alberto Zaccheroni (Japón) y Cesare Prandelli (Italia) —se despidieron, un contraste con los tres argentinos que avanzaron: Alejandro Sabella (Argentina), Jorge Sampaoli (Chile), y José Pekerman (Colombia).

El gran fiasco corrió por cuenta de la confederación asiática, pues ninguno de sus cuatro representantes sobrevivió.

Pero haciendo los detalles a un lado, el balance general sólo resiste una conclusión: Brasil es, por ahora, tierra fértil para los americanos. Ecuador y Honduras fueron los únicos que desentaron.

Sudamérica ya aseguró al menos un semifinalista, pues los ganadores de las llaves Colombia-Uruguay y Brasil-Chile se enfrentan en los cuartos de final, mientras que por el otro lado del cuadro Argentina se aferra a la zurda genial de Messi para su duelo ante Suiza.

La CONCACAF también lleva un paso inédito, al meter a tres de sus cuatro representantes en octavos: Estados Unidos, México y Costa Rica.

Costa Rica buscará seguir sorprendiendo cuando enfrente a Grecia en un cruce por el que nadie habría apostado y México pone a prueba su renovada confianza ante Holanda, el equipo más goleador de la primera fase con 10 tantos.

Bélgica, Holanda, Colombia y Argentina fueron las únicas selecciones con pleno de puntos en la primera etapa.

Francia completa los cruces de octavos ante Nigeria.

Uruguay, que regresa al estadio Maracaná por primera vez en un Mundial desde el Maracanazo de 1950, no podrá contar con su máxima estrella en su partido contra los colombianos.

La FIFA suspendió el jueves a Suárez por nueve partidos con la selección uruguaya y cuatro meses de cualquier actividad futbolística por morder al italiano Giorgio Chellini en el partido decisivo del martes que la Celeste ganó sobre la hora.

El goleador de la liga Premier, elogiado hace apenas una semana por su doblete contra Inglaterra tras una increíble recuperación de una cirugía de meniscos, se marcha expulsado y deja a los charrúas vulnerables de cara a la fase definitiva.

"Todos sabemos lo que significa Luis, no sólo para la selección de Uruguay, sino para cualquier equipo del mundo", concedió el presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol, Wilmar Valdez. "Uruguay sin Luis disminuye sus posibilidades".

El torneo de Brasil, con un promedio de 2,8 goles por partido, posiblemente no extrañe las celebraciones de Suárez.

Con su cuarto tanto, Mueller alcanzó a Neymar y Lionel Messi en lo más alto de la tabla de cañoneros. El goleador de hace cuatro años en Sudáfrica ya suma nueve tantos en la máxima cita del fútbol con apenas 24 años, y escala peligrosamente hacia al récord de 15 que comparten su compatriota Miroslav Klose y el brasileño Ronaldo.

"Thomas es la clase de jugador que no necesita dos oportunidades. Le basta con una y la mete", lo elogió Juergen Klinsmann, el derrotado técnico de Estados Unidos.

En el otro partido del Grupo G, Cristiano finalmente consiguió marcar en el Mundial y Portugal derrotó 2-1 a Ghana, pero ambos equipos cayeron eliminados. La victoria se quedó corta y la selección el actual Balón de Oro no pudo superar el lastre de la goleada 4-0 con la que abrió ante los germanos, precisamente con un triplete de Mueller.

"Hemos merecido más, pero así es el fútbol. Nos vamos con la frente en alto", se lamentó CR7, que jugó los tres partidos entre algodones al arrastrar una lesión en la rodilla y el muslo izquierdos.

AP