RUBÉN GUERRERO ATILANO
13 de marzo de 2015 / 01:11 p.m.

Un amuleto, por lo regular, es un objeto de valor único, casi siempre sentimental, que le brinda una especie de protección al portador del mismo. Para Antonio Mohamed, entrenador experto en antiguas cábalas dentro del futbol, Edwin Cardona es lo más cercano a este símbolo, desde que el 'Turco' volvió a la Liga MX, para comandar las riendas del Monterrey. Cada vez que el colombiano sobresale en la cancha, el equipo del estratega argentino registra victorias.

La irrupción goleadora de Cardona se ha dado de la mano de Mohamed. Edwin no tenía cupo en las oncenas titulares de Carlos Barra, pero con el cese de este entrenador, y la llegada del timonel argentino, el ariete sudamericano ha cobrado relevancia; el ex estratega americanista le brindó titularidad buscando más opciones en su ataque, y el '10' rayado respondió con juego y anotaciones que han significado puntos en el camino del cuadro regio.

Poco a poco, Cardona comienza a encontrar arraigo entre la afición e identificación con los colores del conjunto blanquiazul. En el pasado encuentro de La Pandilla, ante Toluca, Edwin fue el autor de dos tantos y propició el tercero, con el que su equipo encontró una importante victoria; "me voy contento con el rendimiento de mis jugadores. Estoy satisfecho. Lo de Cardona fue una actuación redonda", admitió el 'Turco' al final del duelo.

Instantes antes de que el compromiso finalizara en la cancha del Tecnológico, ya con el marcador decidido, Antonio Mohamed sustrajo a Cardona del campo. El cambio fue un homenaje simbólico a la actuación de aquella noche por parte del futbolista. "Edwin, Edwin", entonaba a coro el 'Tec' entre aplausos, mientras el jugador de 22 años se enfilaba a la línea de cal para abandonar el terreno de juego.

FUNDAMENTAL EN EL CIERRE

Aunque Monterrey tendrá un cierre complicado de torneo, disputando las últimas ocho jornadas al límite, para definir como un hecho su clasificación a la Liguilla, la irrupción de Cardona parece sentarle inmejorable al grupo. Con 10 puntos cosechados, los Rayados esperan adquirir la máxima cantidad de dividendos en lo que resta de su camino, y su '10' podría ser el artífice de una remontada que colocaría al equipo en la disputa del título del Clausura 2015.