25 de marzo de 2014 / 08:49 p.m.

 

Ancelotti compareció ante los medios de comunicación en la ciudad deportiva de Valdebebas con semblante serio. No dejó ni una sonrisa, como hace habitualmente. La derrota en el Clásico aún pasa factura y la crítica que ha recibido por no ganar ninguno de los cuatro duelos ante los rivales directos por la Liga. Un punto de doce ante Barcelona y Atlético de Madrid.

"Está claro que no estoy contento porque tenemos un equipo muy competitivo y no lo hemos hecho bien en este sentido, pero la tabla habla claro. Estamos todavía en cabeza y es difícil explicar por qué nos ha pasado esto porque creo que somos muy competitivos. El Real Madrid es uno de los mejores equipos del mundo y lo vamos a mostrar hasta final de temporada", aseguró.

Ancelotti ha charlado mucho con sus jugadores en los dos días posteriores a la derrota frente al Barcelona. El mensaje ha sido claro y lo extendió en rueda de prensa. Les pidió que no miren al pasado y enfoquen el futuro con las firmes opciones que tienen de ganar todos los títulos.

"Hay que olvidar rápidamente el partido jugado y pensar que tenemos una buena oportunidad para reaccionar bien. Es más importante pensar en el partido que vamos a jugar que no en el jugado. También porque creo que el Clásico lo jugamos bien, cometimos errores pequeños que hemos pagado pero la mentalidad fue buena. Tuvimos la oportunidad de ganar el partido. Creo que el Real Madrid no sale contento del partido pero sí con espíritu bueno y positivo", valoró.

Por eso, hizo suya la filosofía del 'Cholo' Simeone en el Atlético de Madrid, de mirar solo partido a partido, y recordó errores de sus rivales en una Liga que está dejando sorpresas.

"No pensamos en el calendario si no en cada partido porque creemos que cada partido es determinante para todos. La liga española es una competición excitante porque todos los partidos son difíciles. Hemos visto sorpresas como el Atlético perdiendo en Almería o el Barcelona en Valladolid. En este momento, que para todos hay presión, todos los partidos son muy peligrosos", analizó.

El del Real Madrid es una auténtica final en el Sánchez Pizjuán ante un Sevilla que ha ganado sus cinco últimos encuentros y sin Ángel Di María y Sergio Ramos, sancionados. Ancelotti confía en que el recurso presentado por el club por Ramos prospere.

"No tuvimos suerte en la situación de Ramos, por eso hemos presentado la alegación para ver si es posible quitar una tarjeta injusta. Esperamos la decisión del Comité", afirmó con esperanzas de poder alinear a su jugador en Sevilla.

"El Sevilla es un equipo peligroso que está en buen momento y tiene ilusión. Ganó el derbi europeo, tiene confianza y va a ser un partido difícil, pero tenemos la posibilidad de ganarlo porque tenemos calidad y somos conscientes de que el partido es muy importante. La concentración será máxima", avisó.

La baja por sanción de Di María debe cubrirla Ancelotti con una de las dos opciones que baraja. Aún no ha decidido. "Jugaré con Illaramendi o Isco, es una decisión que voy a tomar mañana".

AGENCIAS