7 de febrero de 2014 / 06:22 p.m.

Cinco enormes círculos, brillando como copos de nieve, emergieron en el escenario para describir las cuatro estaciones. Flotaron hasta lo alto del estadio Fisht y, uno por uno, comenzó a transformarse en anillos. Pero sólo cuatro se entrelazaron, mientras que el quinto quedó como copo de nieve.

Los cinco debían unirse para dar inicio a un despliegue pirotécnico para poner en marcha la fiesta. En cambio, los anillos terminaron apagándose y removidos del estadio, justo cuando el presidente Vladimir Putin era presentado.

La aparición de los anillos es uno de los momentos más icónicos en una ceremonia de apertura, y el deseo de Putin era que el acto sirviese como una presentación de la nueva Rusia al mundo.

El anillo que no se encendió no es el primer percance que ocurre en una ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos. Vancouver, Sydney y Seúl también tuvieron sus dificultades para encender el pebetero.

AGENCIAS