19 de julio de 2013 / 09:33 p.m.

México .- Sufre de ceguera total y sordera parcial, aún así no se da por vencida. Tsz Kwan-Tsang de 20 años ha ingresado a la universidad obteniendo excelentes notas en los exámenes de ingreso en todos los campos.

No fue fácil, pues para llegar a este nivel primero tuvo que aprender Braille. Inició como todos pero notó que sus dedos no tenían tanta sensibilidad para percibir los relieves propios de los caracteres del Braille.

En su afán de aprender, ella comenzó a utilizar sus labios para leer el Braille. Y eso que apenas tenía 5 años, aunque confiesa no recordar por qué se le ocurrió.

Uno de sus profesores de la Ebenezer School and Home for the Visually Impaired mencionó "me di cuenta de que siempre se inclinaba hacia adelante. Ella me dijo que era porque no podía leer más claramente con los labios que sus manos".

Los labios, la lengua y los dedos pueden percibir relieves de uno o dos mm, mientras que las piernas o la espalda de las manos sólo pueden detectar dos puntos con una separación de más de 50-100 milímetros.

Y aunque no es la primera persona que lee con los labios sí es la primera de la cual se sabe ha tenido tanto éxito, según Diane Wormsely, profesor de la Universidad Central de Carolina del Norte especializado en educación para los discapacitados visuales.

A Tsang le da pena leer delante de personas que no conoce pues puede sentir como clavan su mirada en ella. Pero está agradecida de tener todavía una manera de aprender sobre el mundo a través de la palabra escrita.

De hecho, la lectura es uno de sus pasatiempos favoritos y puede ayudarla a sobrepasar sus discapacidades a través del trabajo duro, la determinación y la voluntad propia para empujarse fuera de su zona de confort.

 Agencias