HIGINIO ROBLES
14 de octubre de 2014 / 05:19 p.m.

La semana pasada, en Tuxtla Gutiérrez, Miguel Herrera, entrenador de la selección mexicana, dijo que uno de sus objetivos en los partidos amistosos será encontrara los jugadores que le permitan conformar una base de cara al futuro. El Piojo quiere identidad desde el inicio, que los jugadores sepan que son importantes y que asuman el compromiso para vestirla playera del conjunto nacional, una selección que logre que los tiempos aciagos de la pasada eliminatoria no se vuelvan apresentar.

Para los duelos contra Honduras y Panamá, Miguel Herrera convocó a 22 jugadores: 17 de la Liga MX; 4 de clubes europeos y 1 de la MLS de Estados Unidos. Al fiinal quedaron solo 21, ya que Jorge Torres Nilo sufrió un esguince que lo obligó a causar baja de la convocatoria.

El saldo en resultados fue positivo, pero las sensaciones y las evaluaciones que se hacen entre uno y otro partido son muy distantes. Queda claro que hay jugadores a los que la playera verde les ajustaal cuerpo, otros a los que no les da la talla y unos más que pelearán por quedarse con ella.

Contra Honduras, Miguel mandó un once con gente de mayor calado. Con una defensa inédita y es precisamente esa zona la que mayor atención requiere, pues la renovación en esta líneaes inminente.

Más allá de jugadores como Guillermo Ochoa, Alfredo Talavera, Paul Aguilar, Miguel Layún, Héctor Herrera, Javier Aquino, Oribe Peralta y Javier Hernández, que fueron al Mundial y que integran el núcleo sólido del Piojo, hay otros que aprobaron, otros que merecen verlos en otras ocasiones y unos que toca la puerta de salida.

Gnana adeptos

Julio Domínguez: Mostró buenas cosas ante Honduras, atento en las coberturas, ejerció de líbero y tuvo solvencia. Si mantiene el nivel podría pelear un puesto como titular.

Oswaldo Alanís: Una grata sorpresa en la zona defensiva, seguro en la marca y el juego aéreo, mostró sentido para agregarse y tuvo la fortuna de marcar un gol. Entra en la lista de candidatos apelear el puesto.

Enrique Pérez: Honduras buscó atacar por su zona, cuando perdió los nervios se compenetró con sus compañeros, mostró seguridad y solvencia. Una opción que no le viene mal al equipo.

Érick Torres: El delantero tuvo pocos minutos, pero su deseo y sentido de la ubicación le hicieron aprovechar la ocasión que tuvo para marcar ante Panamá, se muestra como alternativa natural en la parte de ataque.

Alfonso González: Un chicoque ante Panamá ofreció destellos interesantes, puede mostrarse como un revulsivo, mantenerse dependerá de su continuidad en Atlas.

 

Podrán revertir

Hubo jugadores a los que se les podría conceder una ocasión más para demostrar sus condiciones. En esta convocatoria, tuvieron un chance, ofrecieron destellos de quepueden tener una oportunidad más para confiirmarse o borrarse.

Antonio Ríos: En el juego contra Honduras apareció como único contención, le costó darle circulación a la pelota y tener conexiones con los delanteros. Queda como opción para seguir tomando mejor forma dentro del equipo.

Javier Güemez: Titular contra Panamá, impetuoso, sufrió porque al inicio del partido contra los canaleros la defensa no lograba conectar con el medio campo y perdieron balones que causaron cierto peligro al Tri.

Hugo Ayala: Al inicio no logró conectar adecuadamente con sus compañeros, la defensa en general arrancó nerviosa y perdieron un par de pelotas en la salida. Después, el central tuvo sus ratos de lucidez cuando buscó ordenar la defensa; sería un buen complemento.

Luis Gerardo Venegas: Igual que Ayala, arrancó con nervios, fue un jugador que tuvo ganas, de hecho generó un remate a gol, es un tipo que podría estara la espera de otra oportunidad.

Miguel Herrera: Lo mismo del nerviosismo inicial, despué sse fue soltando y tuvo el arrojo de lanzar un disparo de media distancia que acabó en la jugada del gol del Cubo. Con el tiempo madurará.

Rodolfo Pizarro: Bastante discreto, se esperaba que mostrara más en la banda, que tuviera el descaro de su juventud. Si en el futuro no se engancha y muestra diferencia quedará como una mera promesa.

 

Poco y nada

Otros jugadores de plano no acaban de tomarle el pulso al Tri, no hacen combustión con el equipo verde. A ratos lucen dispersos y en otros momentos no cambian el orden del partido. Les queda poco margen y están más cerca de borrarse.

Marco Fabián: No logra tener el peso que se espera de él, no da la impresión de querer ser importante, se pierde en el juego y no da el estirón para querer ser alguien importante.

Javier Orozco: No, de largo no aprovecha las oportunidades que tiene, no es una solución en ataque, confiar en que pueda cambiar el curso de un juego es muy arriesgado.