JOSÉ LUIS GARZA
26 de febrero de 2014 / 01:01 a.m.

El próximo fin de semana, para el juego de Monterrey Flash vs La Fiera de Hidalgo en Texas es posible que se de una nueva invasión regiomontana.

 

Una invasión regiomontana está alistándose para cruzar la frontera el próximo fin de semana cuando el Monterrey Flash visite a La Fiera de Hidalgo, Texas para disputar la gran final divisional a disputarse este sábado  de marzo a las 19:00 horas.

Al más puro estilo de los hinchas de Tigres, los aficionados al Futbol Rápido están organizándose vía redes sociales para invadir territorio texano el fin de semana para apoyar al Monterrey Flash en su duelo contra La Fiera por el pase a la gran final de la Professional Arena Soccer League a disputarse el 5 y 6 de marzo en Chicago Illinois.

De concretarse este masivo apoyo regio podría ser la mejor entrada que los de La  Fiera hayan tenido a lo largo de toda su temporada pues según información de la liga, el record de asistencia por partido  local para los texanos  fue de solo mil 36 aficionados para un promedio total de la  temporada de 8 mil 291, comparados con los  5, 827 asistentes por  encuentro del Flash, que hicieron un total de  46 mil ochocientos sesenta y dos en todo el torneo quienes acudieron apoyarlos en su casa de la Arena Monterrey.

La estadística de asistencia entre los encuentro de La Fiera  recibiendo al Flash en la State Arena de Hidalgo, Texas, indica que en el primer encuentro sostenido  el 15 de noviembre de 2013, acudieron un total de 1, 242 aficionados cantidad que se incrementó un poco en el último partido efectuado el 18 de enero del 2014, donde ingresaron 1,264 fanáticos siendo un gran número de ellos los que arribaron desde la ciudad de Monterrey para apoyar a los regios.

Será este sábado 1 de marzo cuando los regiomontanos crucen la frontera de Reynosa- Mc Allen para ver el enfrentamiento de ambos equipos que se verán las caras por quinta ocasión en el campeonato y  las dos escuadras con “olor a cabrito” definan de una vez por todas quien es el mejor de la zona y donde el apoyo de su fanaticada marcará la diferencia en el ánimo de los jugadores.