6 de octubre de 2014 / 11:27 p.m.

Miguel Scime, coordinador de la Dirección de Formación Arbitral de la Asociación del Futbol Argentino (AFA), admitió que el partido River Plate-Boca Juniors puedo evitarse, por lo que el árbitro será castigado.

La víspera se llevó a cabo una edición más del Superclásico argentino, partido en el que la lluvia fue la gran protagonista y concluyó en empate de 1-1. "No debió haberse jugado", declaró Scime.

La insistente lluvia impidió la continuidad del juego, pues la cancha se inundó en algunas partes y provocó que los jugadores se resbalaran y perdieran constantemente el balón.

"Por protocolo, el partido no se tendría que haber jugado. Si te encuentras con un campo con terreno arenoso, donde no se puede jugar por abajo, la regla no dice que tenemos que intentar que se lleve a cabo", señaló el director de arbitraje.

El juez fue Mauro Vigliano, quien además de permitir que se jugará, decretó una pena máxima inexistente, expulsó injustamente al "xeneize" Fernando Gago (min. 41) y perdonó la tarjeta roja al "millonario" Gabriel Mercado.

En entrevista con TyC Sports, Scime indicó que la decisión no fue la correcta, tras enumerar los errores, el director de la DFA trató de justificar un poco la mala actuación de Vigliano.

Sin embargo, el director argentino dejó entrever que el árbitro por el momento no volverá a las canchas, "deberá descansar, hay reglas que seguir. Nuestra metodología dice que aquel que cambie el resultado del partido con errores, tiene que descansar".