3 de enero de 2015 / 04:35 p.m.

Ningún equipo en la historia ha jugado el Súper Tazón en su propio estadio. Los Cardenales de Arizona parecía que tenían el destino en sus manos para cambiar ese hecho al arrancar la campaña con marca de 9-1.No obstante, el quarterback Carson Palmer se lesionó en noviembre tras sufrir una ruptura de ligamento en la rodilla izquierda. De cualquier manera el equipo se mantuvo en primer lugar en la Conferencia Nacional. Pero en la primera semana de diciembre perdieron al suplente Drew Stanton al también lastimarse la pierna por lo que Arizona fue derrotado en 4 de los últimos 6 juegos para terminar como un equipo comodín en los playoffs.

Los Cardenales rompieron una racha negativa al ser los primeros desde el 2000 en ser la sede del Super Bowl y calificar ese año a la postemporada de la NFL.

Los últimos habían sido los Bucaneros de Tampa Bay en el 2000. Desde entonces no había sucedido con esas escuadras.

En el 2001 los Santos de Nueva Orleáns, habían ganado la división Oeste de la NFC en el 2000 pero el siguiente año quedaron fuera con marca de 7-9.

En el 2002, los Cargadores de San Diego iniciaron la campaña ganando al haber ganado seis de los primeros ocho juegos pero terminaron 8-8 y eliminados de la postemporada.

Un año más tarde, los Texanos de Houston estaban apenas en su segunda campaña dentro de la NFL entonces obviamente no llegaron a los playoffs. En el 2004, los Jaguares tuvieron récord de 9-7 pero no fue suficiente para ingresar a los playoffs.

Después los Leones de Detroit en el 2005 su campaña fue tan mala que despidieron al entrenador en jefe Steve Mariucci. Luego el 2006 fue cuando Nick Saban abandonó a los Delfines de Miami en lo que resultó ser un desastre.

Los Cardenales en el 2007 era una escuadra en reconstrucción y no alcanzó un boleto para la postemporada. En esa campaña, Tampa Bay ganó la División Sur de la NFC pero en el 2008 fue un año terrible y despidieron a Jon Gruden como entrenador en jefe.

Miami nuevamente le tocaba ser sede del Super Bowl en la campaña 2009. Un año antes ganaron la División Este de la AFC, pero en esa temporada no calificaron.

La misma historia fue con los Vaqueros de Dallas, campeones divisionales en el 2009, luego el 2010 estuvo lleno de lesiones, incluyendo el quarterback Tony Romo quien sufrió una fractura de clavícula en octubre y Wade Philips perdió su puesto como head coach.

Los Potros de Indianápolis habían ingresado a los playoffs en cada año desde el 2002 pero cuando el Súper Tazón XLVI se jugó en el Lucas Oil Field, Peyton Manning no jugó tras cirugía de cuello y terminaron con la peor marca en la NFL para poner fin a la era de Manning en Indianápolis.

Un años después los Santos de Nueva Orleáns fueron castigado por 'Bountygate' y suspendieron por el año a su entrenador en jefe Sean Payton. El resultado fue un año sin postemporada para una escuadra que dos años antes fueron campeones del Súper Tazón.

Finalmente la campaña pasada, ninguno de los equipos neoyorquinos, ni los Jets o Gigantes pudieron calificar a la postemporada a pesar que el Súper Tazón fue en su estadio.

Mínimo el entrenador en jefe Bruce Arians logró calificar a los Cardenales de Arizona pero las lesiones a sus quarterbacks les quitó la posibilidad de ser campeones divisionales. Por lo pronto, el sábado contra Carolina buscarán ser el primer equipo desde Miami en 1998 en ganar juego de postemporada en el mismo año en ser sede del Super Bowl. 

JOSÉ MANUEL VILLALVA